El BNG demanda al Gobierno local, a través de una iniciativa plenaria, que planifique medidas que eviten que se produzcan desahucios una vez que desaparezca el escudo social, que el Gobierno central puso en marcha a raíz del estado de alarma y que expirará este 31 de octubre. La formación se pregunta si las administraciones están “lo suficientemente preparadas para garantizar el acceso a una vivienda digna a precios razonables”, maxime en casos de familias en situación de vulnerabilidad social. “Sinceramente, pensamos que no”, asegura la concelleira del BNG, Avia Veira, que urge al Concello medidas concretas urgentes, “no solo desde Servicios Sociales, sino también desde Alcaldía, Urbanismo y Vivienda”. La formación incide en la necesidad de que las administraciones local, autonómica y central trabajen “mano a mano” en la ampliación del parque público de viviendas, la dotación de fondos para ayudar a familias a hacer frente a las deudas en los alquileres y la regulación de los precios. La concelleira advierte de que la formación ya puso sobre la mesa varias medidas, anteriores incluso a la pandemia, como son “la movilización de vivienda vacía o la negociación con la Sareb para la cesión al Concello de inmuebles deshabitados”.

Veira aseguró que A Coruña es la ciudad “más cara” de Galicia en precio de venta y alquiler, y definió como “especialmente preocupante” la falta de un parque público de viviendas a precios bajos”, que, de existir, contribuiría a “hacer explotar la burbuja de los precios en el mercado privado” así como a dar respuesta “a los casos de vulnerabilidad social”.