El grupo municipal del BNG denuncia que el nuevo contrato para la gestión de las bibliotecas municipales supone un “claro incumplimiento” de uno de los puntos del acuerdo de mandato que firmó para apoyar la investidura del Gobierno local. En el texto se señalaba que se buscaría la gestión directa de los centros, pero con el contrato adjudicado ayer, denuncian los nacionalistas, se mantiene un modelo en el que algunas bibliotecas se llevan por parte del Concello y otras por una empresa concesionaria.

De acuerdo con el Bloque, viendo las características del contrato “está claro” que no se intentará cumplir este objetivo durante el presente mandato, ya que la adjudicación se produce por dos años con la posibilidad de prorrogarse durante un ejercicio más. Los nacionalistas denuncian que “no existe voluntad política por parte del Gobierno local para ir a la unificación” de la gestión en manos del Ayuntamiento.

El BNG también critica que, si bien la cuantía del nuevo contrato se eleva en 245.000 euros en relación a la adjudicación anterior, el incremento “no será suficiente para atender a las nuevas prestaciones que en teoría la concesionaria está obligada a proveer”, esto es, las vacaciones de personal, la implantación de una biblioteca digital y la atención al punto de préstamos de Novo Mesoiro. Además, señalan los nacionalistas, el personal tiene interpuesto en los juzgados un conflicto laboral que podría aumentar la masa salarial.