La Plataforma Veciñal Os Mallos, que organizó la semana pasada una marcha contra lo que entienden que es un problema de inseguridad en el barrio, se reunió ayer con cargos de la Policía Nacional para indicarles los problemas de delincuencia del distrito. Según fuentes de la asociación, los vecinos han notado que en el barrio hay mayor presencia policial que antes, algo especialmente notorio en las últimas “dos o tres semanas”. Pero “sabemos que es porque estamos haciendo más ruido”, afirman, por lo que piden “que no decrezca: en otras ocasiones han venido pero la presencia ha vuelto a decaer”. La plataforma indica que, cuando los delincuentes ven que no hay patrullas, “todo vuelve” a la situación anterior.

La agrupación vecinal proporcionó información a la Policía Nacional acerca de los peligros para la seguridad ciudadana que han apreciado: “les indicamos los locales de los que tenemos conocimiento que están okupados, los puntos de droga donde sabemos que se trapichea y los continuos hurtos que sufren los vecinos”. Para la plataforma, el problema se arrastra desde hace años, pero “muy especialmente desde hace dos se está yendo de madre”.

Los policías les indicaron que recomendasen a los vecinos que llamen a la Policía Nacional y a la Local, así como al 112, cuando detectasen posibles infracciones, además de explicarles que pueden usar la aplicación móvil AlertCops para dar la alarma. También les proporcionaron algunos folletos con indicaciones acerca de cómo actuar ante ciertas situaciones de peligro, de okupación o de situaciones que puedan llevar a actos delictivos.

“A Coruña es segura”

El delegado del Gobierno, José Miñones, señaló ayer que la situación de Os Mallos fue abordada recientemente por la alcaldesa Inés Rey y la subdelegada del Gobierno, María Rivas, durante una reunión de seguridad, y que tanto el Estado como el Concello están realizando “un refuerzo de la presencia policial en el barrio para garantizar” esta.

Miñones insistió en la importancia de “seguir trabajando en medidas sociales, por un lado, policiales y judiciales, por el otro” ante el fenómeno de la okupación. Quiso enviar un “mensaje de tranquilidad” e incidió en que A Coruña es “una ciudad segura”. Ante los datos publicados por este diario, que señaló que en el primer semestre de 2021 la media de delitos en el municipio superó, por primera vez desde que hay datos, la media nacional, en un 15%, el delegado insistió en que esto se debe al aumento de los “ciberdelitos” pero que “en okupaciones, robos, homicidios, estamos muy por debajo de la media”.

En el último semestre, en robos con violencia e intimidación se ha igualado la media nacional, que se superó en un 46% en hurtos y en un 12,3% en la categoría “resto de infracciones penales”, entre las que se encuentran los ciberdelitos.

Marea apuesta por “medidas integrales”

Los portavoces municipal y provincial de Marea Atlántica, María García y Alberto Lema, se reunieron ayer con el presidente de la agrupación de comerciantes Distrito Mallos, José Salgado, para recoger sus propuestas sobre el barrio. El grupo indica que en el distrito se deben adoptar “medidas integrales” para solucionar los problemas de convivencia, sin quedarse “solo en una actuación policial”. El grupo político apuesta por combatir “las viviendas y bajos vacíos, la precariedad y la exclusión social” en Os Mallos. Marea considera que el barrio ha sufrido “un abandono los últimos años” que afecta a otras zonas de la ciudad y que se ve agravado por las consecuencias del COVID. Además, promete tenerlo como “prioridad” en las negociaciones de los presupuestos de 2022. En los próximos días se reunirán con otros agentes sociales del barrio.