Suciedad, acumulación de residuos inservibles y vegetación incontrolada en el Agra de San Amaro, el espacio comprendido entre la Ciudad Deportiva de A Torre y el barrio de Adormideras, movilizó ayer a un grupo de vecinos para protestar por el abandono que consideran que el Gobierno local manifiesta por esta zona. “Isto é unha vergoña”, se leía en una pancarta de la asociación vecinal de Monte Alto. “Son muchos años de abandono y ya van tres corporaciones que no hacen nada en un espacio junto a la Torre, que es patrimonio de la humanidad. El Gobierno local da buenas palabras pero dice que no puede hacer nada porque está pendiente de de un plan especial de la Torre que ya debería estar hecho. No se trata de una regulación urbanística, sino de una cuestión de limpieza”, denuncia Camilo Prado.