Las denuncias por robos en coches se han incrementado en un 75% en el primer semestre del año con respecto a los datos registrados durante el año pasado, según fuentes policiales. Son cifras que están marcadas por la pandemia, ya que, durante el primer semestre de 2020 se decretó el confinamiento más estricto para intentar frenar los contagios de coronavirus. Durante este fin de semana, la Policía Nacional tramitó más de una treintena de denuncias por robos en el interior de vehículos.

Los ladrones suelen romper las ventanillas para acceder al interior de los coches y, una vez dentro, se llevan lo que encuentran, normalmente, objetos de poco valor, como gafas de sol, alguna prenda de ropa o monedas. Es por ello por lo que, según indican fuentes policiales, aunque los agentes logren detener a los ladrones, no suelen acabar en prisión, ya que son robos no violentos. En caso de que los asaltantes sean extranjeros, su detención por estos delitos no derivan en su extradición.

La identificación de los autores de estos asaltos tampoco es fácil, ya que suelen cometer los hechos en aparcamientos en descampados, en los que no hay cámaras de seguridad, entre ellos, en la zona del Ágora, en Eirís, en O Ventorrillo, en Pedralonga y San Diego.

Los sindicatos de la Policía Nacional denunciaron en varias ocasiones que la falta de personal en sus plantillas deriva en que no puedan ejercer funciones de vigilancia y de prevención, ya que se tienen que centrar en otros asuntos.

Para los agentes, este incremento de los robos en vehículos es también una consecuencia de las restricciones aplicadas para reducir el impacto de la pandemia, ya que, se han reducido, por ejemplo, los robos de bolsos y carteras que se producían en los locales de ocio nocturno, toda vez que los autores, según relatan fuentes policiales, son los mismos.

Un hombre denunció este fin de semana el robo de su coche, cuando lo tenía aparcado en la zona de Os Rosales. La víctima indica que el vehículo es un Ford Fiesta azul del año 1996, que tiene una banda de cinta americana negra por encima y por debajo de la moldura de las puertas, por si alguna persona puede ofrecer información a los agentes sobre su ubicación actual.

Los robos en viviendas, como suele ser habitual en verano, también se incrementaron. Los agentes diferencian estos delitos, ya que los asaltos en casas suelen ser fruto de la actuación de bandas organizadas, que acuden a la ciudad aprovechando las vacaciones de las familias, mientras que los robos en coches no son estacionales.