Desde el año 2001 Gloria de la Montaña Alcántara-García es socia de número de la Sociedad Deportiva Hípica, aunque asegura haberse criado en sus instalaciones con sus padres desde que era niña. “Ahora se crían aquí mis hijos”, resalta. Su candidatura de once miembros la eligió a ella, que compite en el equipo de natación, para encabezarla con el reto de modernizar sus servicios.

Dos elecciones sin candidaturas frente a la de Santiago Togores y ahora surge la suya. ¿Por qué?

Nos reunimos un grupo de socios que estamos en distintos ámbitos de la Hípica con la idea de renovarla, modernizarla sin perder su esencia y sus tradiciones, para que sea atractiva para todas las edades: niños, adolescentes, gente madura y mayores.

¿Cuál es esa esencia?

Es una sociedad en la que su nexo fundamental creo que es la cafetería, que es un lugar de encuentro, y naturalmente la práctica deportiva. No queremos que se pierda el protagonismo de la equitación.

¿Qué le falta a la Hípica para ser más atractiva?

Adaptar espacios para ofertar nuevas actividades, potenciar los deportes que se practican creando nuevos equipos de competición, como en la natación, fomentar iniciativas lúdicas y culturales, realizar exposiciones de pintura o presentaciones de libros, hacer talleres creativos para distintas edades… este tipo de cosas.

Con Togores tanto tiempo habrá habido acciones buenas y acciones no tan buenas. ¿Cuáles destaca en cada categoría?

Togores dio un gran impulso a la sociedad al comienzo de este periodo porque la sociedad estaba entonces un poco anticuada y propuso variados eventos. Lo negativo es que cuando se lleva mucho tiempo en un puesto hay un poco de desidia y aburrimiento. Los últimos años se han dejado de hacer iniciativas. En cuanto supo que había otra candidatura para las elecciones puso en marcha otros impulsos que son de agradecer, pero hubo tiempo suficiente para hacerlos antes.

Intente convencer a un socio indeciso para que la vote.

Le diría que votase por nosotros porque el proyecto es novedoso para todo el mundo. Vamos a crear un espacio polivalente para juegos de niños y adolescentes y proporcionar distracción a los mayores. En ningún momento queremos subir las cuotas mensuales ni retirar las condiciones de entrada a la sociedad. Vamos a tener en cuenta la participación de los socios para que nos trasladen ideas y propuestas y también a proporcionar información sobre la gestión económica de la Hípica.