El tráfico en el aeropuerto de Alvedro creció un 116,3% en septiembre con respecto al mismo mes del año pasado al alcanzar los 74.344 pasajeros, aunque descendió un 38,9% en comparación con el mismo periodo de 2019, antes del inicio de la pandemia. El número de operaciones realizadas se redujo además un 7,2% en relación a septiembre del año pasado, aunque el tráfico de mercancías se incrementó. En el conjunto de Galicia, el aeropuerto de Santiago alcanzó los 233.216 viajeros, un 145% más que el año pasado, y el de Vigo 67.649, un 158% por encima de septiembre de 2020.

Las terminales compostelana y viguesa siguen, al igual que la coruñesa, aún lejos de sus cifras de 2019, un 17,1% y un 27,1% respectivamente con referencia a ese año. Pero, sin embargo, los vuelos efectuados a la capital gallega aumentaron un 46,4% sobre los de 2020 y un 83,8% los que tuvieron a Vigo como origen o destino.

Los datos de Aena reflejan que los aeropuertos españoles registraron en septiembre el paso de 16,3 millones de pasajeros y 172.035 movimientos de aeronaves, lo que supone la recuperación de más del 60% del tráfico de pasajeros del mismo mes de 2019, antes de la pandemia.

Movimiento portuario

La Autoridad Portuaria contabilizó por su parte en septiembre un incremento del 46,24% en su tráfico al manipular 1.020.892 toneladas de mercancías, frente a las 698.056 del mismo mes de 2020. En agosto se logró un aumento del 41%, lo que el Puerto considera la consolidación de la recuperación de tráficos tras la pandemia. La subida de tráficos entre enero y septiembre es del 8,61% y a ella contribuyen especialmente los graneles sólidos, con un aumento del 14% en este periodo y un acumulado de 2,3 millones de toneladas, con el clínker, el cuarzo, las harinas y el maíz, como las principales mercancías.

También los graneles líquidos, tuvieron un buen comportamiento, ya que crecieron un 7,5% en este año y en un 85,84% en septiembre gracias a los productos petrolíferos tras la recuperación de la actividad en la refinería, que estuvo sometida a una parada técnica. En mercancía general, materiales de construcción y productos siderúrgicos como la palanquilla y el alambrón son los de mayor movimiento.