La “razonable” satisfacción que la alcaldesa, Inés Rey, manifestó hace un año con el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021 para obras de la ciudad se transforma un año después en una alta satisfacción hacia las cuentas de 2022. “La valoración es muy positiva. Estamos muy satisfechos”, recalcó ayer la regidora. El año anterior advertía “partes mejorables”; ahora no alude a ellas y destaca que las inversiones previstas en el documento presentado esta semana demuestran “el compromiso del Gobierno de Pedro Sánchez con A Coruña”, mensaje que repitió también el delegado del Gobierno, José Miñones.

La apuesta por invertir en las “infraestructuras más relevantes” satisface a Rey, que mencionó la conexión ferroviaria al puerto exterior, la estación intermodal, el dragado de la ría de O Burgo y distintas actuaciones en el aeropuerto de Alvedro por valor de 11 millones de euros. También aludió al gasto para la adquisición y urbanización de los muelles de Batería y Calvo Sotelo, concepto para el que no hay una partida específica en el presupuesto —aparecería integrado en el apartado “actuaciones puerto-ciudad”, con tres millones para 2022—y proyecto para el que aún falta rubricar el convenio entre el Concello, la Xunta, el Puerto y Puertos del Estado.

La oposición municipal ha coincidido en un aspecto para exponer su crítica a las cuentas: que no se establece ninguna previsión económica para condonar la deuda del Puerto de A Coruña por la construcción de la dársena de punta Langosteira. A ello aludió el PP en la escueta valoración que hizo ayer del presupuesto, así como a la repetición de la partida simbólica de 100.000 euros para la ampliación de Alfonso Molina.

Marea Atlántica lamentó también esta ausencia y criticó “el reciclado de promesas que acumulan retrasos incomprensibles”, como el saneamiento de O Burgo. Demandó gasto para “humanizar” la AC-11 y restaurar la cárcel provincial y recordó que los fondos para el tren al puerto exterior proceden de la línea de ayudas europeas Next Generation, que, según la portavoz, María García, “precisan de proyectos en estado avanzado para que dé tiempo a ejecutar las inversiones”.

El BNG resume su valoración de las cuentas con “luces y sombras”. Entre las primeras, la dotación para el acceso ferroviario y el gasto de 226 millones en las mejoras en el corredor atlántico de mercancías. El portavoz nacionalista, Francisco Jorquera, destaca la ausencia de soluciones para la deuda portuaria y la inversión insuficiente en la modernización de la línea ferroviaria A Coruña-Ferrol.

La edil no adscrita Isabel Faraldo resaltó, con alcance autonómico, el gasto por habitante que supone la inversión estatal en Galicia, 398 euros, frente a los 274 euros de media nacional. Aplaude el gasto para la ría de O Burgo y las obras en la intermodal y en Langosteira.