La refinería de Repsol en A Coruña ha incrementado su capacidad de producir diésel renovable a partir de aceite de cocina usado, pues ha procesado 500 toneladas de aceite de fritura de origen nacional como materia prima para fabricar hidrobiodiésel.

La compañía informa este miércoles de que este centro industrial coruñés ha fabricado "con éxito" el primer lote de esta tipología de biocombustible procesado en una unidad desulfuradora para transformarse en hidrobiodiésel.

"Este hito se une a la producción ya consolidada en el complejo industrial coruñés de otros combustibles de baja huella de carbono", subraya, pues en el proceso de biogasolinas se utiliza bioetanol y en la fabricación de hidrobiodiésel se usa como materia prima aceite vegetal.

En su meta para convertirse en una compañía cero emisiones netas en el año 2050, Repsol aspira a dar un paso más en la descarbonización de los combustibles para el transporte por carretera con la utilización de residuos generados en España, ya que la fabricación y uso de este biocombustible en un vehículo supone una reducción de hasta el 90 % de las emisiones de CO2 respecto a las de un gasóleo mineral, detalla.

En la misma nota detalla que la refinería coruñesa está en plena transformación industrial para convertirse en un polo multienergético capaz de fabricar productos de baja huella de carbono como los biocombustibles producidos a partir de residuos.

Este proceso contempla la producción de hidrógeno renovable a partir de biogás, y modificaciones en unidades e implementación de nuevas tecnologías para reducir emisiones CO2.

En cuanto sus instalaciones logísticas en Punta Langosteira, sostiene que permitirán la gestión de los nuevos productos y los tráficos de materias primas, ayudando a la creación del hub de energías renovables que supondrá el A Coruña Green Port.