El malestar de parte de la plantilla del 092 con el Gobierno local roza los cinco meses de exhibición pública y supera el centenar de días hábiles de protesta. Concretamente llega hoy a los 111 días de concentración en la plaza de María Pita, donde una docena de agentes se citan por las mañanas para reiterar demandas, últimamente con bocinas, silbatos, megáfonos y consignas orales y escritas que incluso han hecho aumentar el despliegue de vigilancia por parte de sus propios compañeros. El Concello anunció la incorporación de medios materiales y de agentes, pero los manifestantes las matizan o niegan.

“¿Qué se ha cumplido en estos cinco meses? Casi nada”, resume Manuel Freire, presidente del sindicato policial mayoritario y de la Asociación Profesional de la Policía Local. La adaptación de la aplicación de la progresión de grado sin necesidad de cambiar de puesto de trabajo y un complemento de peligrosidad “justo” siguen siendo sus principales demandas. “Chalecos o coches no los tendremos hasta dentro de unos meses”, añade Freire, que acusa al Ejecutivo de “engañar” cuando alude a refuerzos de personal tras las quejas vecinales por inseguridad en más de un barrio.

“Dicen que han llegado 38 agentes en el mandato, pero no cuentan ni los 34 jubilados ni los agentes que han promocionado a oficiales”, explica Freire, que apunta que con el número actual de efectivos es “imposible” mejorar el servicio en los turnos de noche en fin de semana.