Las familias con niños y niñas en tratamiento oncológico tienen, desde ayer, un espacio seguro al que acudir en la ciudad. Se trata de una vivienda en la que podrán descansar e instalarse durante las semanas en las que tengan que desplazarse a A Coruña para acompañar a sus hijos en sus tratamientos. Una necesidad que, desde la asociación a Asociación de Axuda a Nenos Oncolóxicos de Galicia (Asanog), que brinda apoyo a las familias que atraviesan este tipo de situaciones, llevaban años demandando, y que ayer se materializó en un piso ubicado en la ronda de Outeiro que tiene capacidad para tres familias.

La cesión de la vivienda nace de un compromiso adquirido hace dos años en el programa A radio conta, que elaboran en conjunto las emisoras de radio coruñesas, y en el que la asociación demandó al Gobierno local que pusiera este servicio a disposición de las familias. La alcaldesa, Inés Rey, y la concejala de Benestar Social, Yoya Neira, entregaron las llaves al presidente de la entidad, José María Fernández. El centro comercial Marineda se encargó de amueblar el piso en los meses previos. “El piso está precioso, en Marineda se encargaron de todo: camas, colchas, armarios... Xulia Ares nos donó una vajilla con el logo de la asociación. Ahora que tenemos las llaves, empezaremos a ayudar a las familias que lo necesitan”, señala Verónica García Brea, integrante de la Junta Directiva de Asanog. La vivienda supone un respiro para las familias que sufren estos trances.

“Es una forma de facilitar la estancia, para que no tengan que darse la paliza si vienen de fuera. Supone menos cansancio, porque das la oportunidad de descansar un poco a los padres. Aquí están cerca, y si pasa algo, llegan en nada”, explica. “Hay menores que tiene que someterse a largos tratamientos en la ciudad.Muchas familias no pueden pagar una vivienda durante este tiempo, lo que obliga a las familias a largos desplazamientos durante unos tratamientos en los que el reposo es esencial”, añadió la alcaldesa, Inés Rey.