Los salones de peluquería y estética de A Coruña no desisten en la demanda que comenzaron a entonar, de forma organizada, hace un año: la reducción del IVA del 21% al 10% que pesa sobre un sector que consideran “esencial”. No es un requerimiento nuevo, pues el gremio demanda la rebaja del gravamen desde hace años. Tras el confinamiento de la primavera del 2020, lo hacen de forma conjunta a través de la plataforma ¡Creer en nosotros!, compuesta por negocios de todo el país.

El punto de inflexión que les llevó a organizarse fue la dramática situación que experimentó el sector a raíz del cierre de negocios debido a la pandemia. Las restricciones de aforo y la necesidad de adquirir trajes de protección, intensificar la limpieza e invertir en material desechable provocaron, aseguran, que la única alternativa para evitar el cierre de sus establecimientos fuese rebajar el impuesto. Para ello se concentraron en multitud de ocasiones en las principales plazas de distintos municipios españoles. Mañana volverán a hacerlo, esta vez, todos a una desde Madrid, donde se unirán las plataformas de todas las ciudades para reclamar de forma conjunta la reducción del gravamen. Allí se desplazarán las integrantes de la plataforma coruñesa.

“¿Por qué durante más de un año el gobierno dice que el sector de la imagen personal no puede volver a tributar al 10%, diciendo que Europa lo prohíbe, cuando no es cierto? ¿Por qué tributa al 21% el sector de la imagen personal si es esencial para la sociedad? Por qué veta una proposición de ley a favor de la reducción del IVA al 10% cuando sale aprobada por todos los partidos políticos en el Senado?”, se preguntan desde la plataforma, que denuncia que el PSOE sí contemplaba esta rebaja durante sus años en la oposición, “y ahora que gobierna no quiere”.

El sector de la imagen personal se declara “esencial” desde que, con el cierre de negocios que no fueran indispensables con motivo del estado de Alarma, saliese a debate si la imagen personal debía ser o no considerada una prioridad. Ellas lo tienen claro. “Somos esenciales, subimos la autoestima”, aseveran.