El Gobierno local y Marea Atlántica pusieron ayer de manifiesto su voluntad de entendimiento con la presentación de las novedades municipales en materia fiscal para el ejercicio 2022, al llegar a acuerdos para modificar trece ordenanzas. “Damos un paso más hacia la justicia social”, recalcó el portavoz municipal, José Manuel Lage. “Pedimos un esfuerzo mayor a quien más tiene y ayudamos a quien más lo necesita”, resumió su homóloga María García. El Concello calcula que, con los cambios fiscales, obtendrá unos ingresos de 1,5 millones de euros y dejará de percibir 53.000 euros por la aplicación de bonificaciones tributarias a distintos colectivos. Las ordenanzas serán llevadas al pleno municipal el 4 de noviembre.

Recogida de basuras. Las familias numerosas y las monoparentales tendrán una bonificación del 50% en la tasa por el tratamiento y recogida de residuos. Este mismo porcentaje se aplicará a los vecinos que empleen un colector para compostaje y a los centros comerciales que tengan un gestor autorizado de residuos. Sobre las viviendas vacacionales cae una nueva tarifa de 10,33 euros por habitación con un mínimo de 66,86 por piso.

Agua, saneamiento y alcantarillado. La misma bonificación del 50% para las familias numerosas y monoparentales tendrá validez para las tasas por el suministro y uso de agua potable, los servicios de depuración y saneamiento y las prestaciones de la red de sumideros.

Actividades económicas. Las pequeñas y medianas empresas cuya facturación sea de entre uno y dos millones y que tuvieran un rendimiento negativo en 2021 se beneficiarán de una minoración del hasta el 10% en la tasa del Impuesto de Actividades Económicas (IAE).

Mercados. Otra bonificación del 50% será aplicada a las entidades sin ánimo de lucro que hagan uso de espacios disponibles en los mercados de San Agustín y Plaza de Lugo para celebrar actividades benéficas. La tasa no se pagará si en los mismos recintos se organizan eventos declarados de interés general por la Junta de Gobierno Local.

Instalaciones deportivas. La exención de tasas se aplicará además para las entidades vecinales y sin ánimo lucrativo que utilicen las instalaciones deportivas municipales. En el caso de que se expidan billetes, las asociaciones disfrutarán de una rebaja del 50% en la cuota que pagaban hasta ahora.

Telefonía. El Concello establece por primera vez un gravamen para las empresas de telefonía que pagan por el uso del subsuelo y el suelo para instalar sus líneas de cable. La tasa básica por metro cuadrado es de 33,27 euros.

Cajeros. Tras once años sin renovarse, el Ayuntamiento actualizará las tarifas que pagan las entidades financieras por los cajeros automáticos accesibles desde la vía pública y eliminará parte de las bonificaciones por categoría de calle, de manera que la subida de la tasa será mayor en el centro urbano que en otros barrios.

Otros cambios. Se mantiene la aplicación de la rebaja superior al 50% para la transmisión de inmuebles usados como vivienda habitual en caso de fallecimiento del titular y se establecen criterios de renta a la hora del pago de la plusvalía; se incorpora esta año una modificación administrativa para agilizar trámites. El Concello introduce una tasa de 100 euros por expediente de deficiencias y de emisión de informes de edificación.

Sin acuerdo. PSOE y Marea se felicitaron por llegar a acuerdos en la planificación de ingresos para el próximo ejercicio, aunque el grupo de la oposición apuntó dos asuntos que le hubiera gustado incluir en la nueva planificación tributaria y no consiguió: la eliminación del copago en la ayuda a domicilio y la rebaja del IBI al pequeño comercio y a la hostelería. El PP también reclama al Ejecutivo bajar el Impuesto de Bienes Inmuebles. Lage aseguró que no habrá modificación del IBI este mandato: “La política de ingresos seguirá como está”.

Las terrazas, en “otro paquete” en noviembre

La hostelería quedó exenta en 2021 de las tasas cobradas por la ocupación de la vía pública con mesas y sillas. Fue una medida adoptada para compensar a los empresarios por las pérdidas sufridas por la actividad interrumpida por la pandemia sanitaria. Durante este año los hosteleros han podido instalar terrazas no solo en la acera, también en plazas de aparcamiento siempre que cumplieran unas condiciones. José Manuel Lage, portavoz municipal, derivó las decisiones fiscales vinculadas a las terrazas a un “paquete de medidas” sobre reactivación económica, no al “paquete de las ordenanzas fiscales” y la cuestión se resolverá más adelante, ya en el mes de noviembre. El Concello comentó en su momento que cuando la emergencia sanitaria fuera superada se decidiría qué medidas tomar respecto a la colocación de terrazas, a las que en principio dio permiso para permanecer en los estacionamientos hasta el final del año.

El PP critica las ordenanzas y exige negociar el presupuesto

El grupo municipal del PP informó ayer de que envió una carta a la alcaldesa, Inés Rey, en la que se ofrece a negociar modificaciones en las ordenanzas fiscales y un nuevo presupuesto para el próximo año. Una hora más tarde de trasladar esta información, el concejal de Facenda y la portavoz de Marea Atlántica informaban ya de los cambios acordados entre ambos grupos en materia tributaria. “Faltan apenas dos meses para que finalice el año y todavía no sabemos nada del presupuesto ni están aprobadas las modificaciones de las ordenanzas fiscales. Las están negociando con Marea, a pesar del reiterado ofrecimiento del PP a que negociasen con todos los grupos”, se quejó la portavoz popular, Rosa Gallego. Algunas propuestas del PP para las ordenanzas coinciden con las anunciadas por Lage y García, como rebajas del 50% para familias numerosas y monoparentales, pero otras no satisfacen al grupo. “Son unas ordenanzas muy poco ambiciosas, que incrementan la recaudación, que recogen subidas de impuestos cuando toca bajarlos, que le cobran la basura al comercio pero bonifican a centros comerciales, y no recogen bonificaciones para autónomos y pymes”, valora el PP.