Tecnología en comunión con la naturaleza. Lo digital y lo natural en la misma esfera. El contraste domina Walden.0, el nombre que recibe el edificio diseñado por cuatro profesores de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidade da Coruña y un exalumno en el concurso de ideas para el nuevo Citic de la Ciudad de las TIC en Pedralonga. Su propuesta ha sido la ganadora y concibe el inmueble, diáfano y abierto en un entorno verde, como un espacio multiusos, un gran “foro” de zonas compartidas que fomenta la comunicación entre usuarios y el intercambio de conocimiento.

“Foro” es el término que más emplean sus creadores para explicar la funcionalidad del edificio. El proyecto es obra de los profesores Jesús Irisarri, Guadalupe Piñera, Patricia Sabín y Enrique Blanco y de Joaquín Martín Sánchez, exalumno de Irisarri y Piñera en la UDC. “Los espacios de trabajo deben ser hoy más ricos, alejados de los cajones donde uno está con la cabeza agachada y concentrado en su pantalla. Han evolucionado hacia espacios de relaciones sociales, de trabajo en grupo. Un atrio es un lugar fundamental de movimiento permanente, un foro de encuentro donde todo el mundo se ve, se conoce, se saluda. De ese roce surge el conocimiento”, explica Irisarri.

El futuro Centro de Investigación en Tecnologías de la Información y la Comunicación (Citic) estaría ubicado en una zona apartada de las naves de la antigua fábrica de armas en las que se crearán otros departamentos del parque tecnológico, así como del Centro de Servicios Avanzados, el primero de los edificios en funcionamiento de la Ciudad de las TIC. Ocuparía una superficie inicial de 6.500 metros cuadrados, el doble de la que tiene el actual edificio del Citic en el campus de Elviña. En ese enclave los autores del proyecto ganador encontraron la conexión perfecta con su filosofía de trabajo para diseñar un bloque en forma de colmena que protagonismo al cristal y la madera. “En nuestra arquitectura trabajamos la sintonía del espacio interior con el espacio exterior, el aprovechamiento de la naturaleza, el clima,”, detalla Irisarri.

“La propuesta es tanto un lugar de investigacion y trabajo como un lugar de encuentro y transferencia de conocimiento con la sociedad: por eso tiene una parte extrovertida y abierta, con grada y ese foro de encuentro que vive del bosque en el que se asienta, y una parte más introvertida dentro del edificio, espacios recogidos de madera y galerías que envuelven las zonas de trabajo por norte, sur, este y oeste”, añade el profesor y arquitecto.

Irisarri y Piñera, con estudio en Vigo, y Sabín y Blanco, con sede en A Coruña, han trabajado juntos en más de un proyecto, como también el que presentaron al concurso de ideas para el primer inmueble de la Ciudad de las TIC, en el que obtuvieron la mención honorífica. La licitación para la obra del Centro de Estudios Avanzados está a punto de resolverse, después de que el pasado 5 de octubre finalizase el plazo de presentación de ofertas. La UDC prevé que los trabajos puedan comenzar a finales de este año para que el proyecto esté terminado unos nueve meses después.