Hay negocios de A Coruña que tratan de evitar como sea que los ladrones entren en sus establecimientos, roben y, además, dañen su patrimonio. En la avenida de Oza, un comercio textil colocó hace semanas en su escaparate un gran cartel de “No más robos por favor” después de varios hurtos en su interior. Una heladería del centro ha seguido también este método casero. “Señores ladrones, en este local no dejamos dinero. No se molesten”, reza el mensaje exhibido para que los delincuentes no malgasten fuerzas.