La fiesta del Festival Intercentros volvió ayer al teatro Colón. Bailes, cantos y muchos aplausos del público. Alumnos de diferentes colegios de la ciudad salieron al escenario para mostrar el trabajo de las últimas semanas. También hubo proyecciones en la pantalla que completaron el espectáculo. Desde los más pequeños a los adolescentes y alumnos de academias, todos hicieron que los presentes se quedasen con la boca abierta. Fue un día de celebración, pero también de compañerismo y solidaridad. En la taquilla, durante toda la jornada, se recogieron alimentos no perecederos para entregar a Cáritas, a quien también se le donarán parte de los fondos recaudados. El resto será para ayudar a la Asociación de Padres de Personas con Parálisis Cerebral de A Coruña (Aspace). Se abrió, además, una fila 0 para los que no han podido acudir.