El Partido Popular presagia que el futuro operador energético municipal, pactado por el PSOE y Marea, será una “tomadura de pelo” y constituye un “chantaje” del segundo grupo a la alcaldesa. Según los populares, el “modelo” que se imita es el de Barcelona Energía, creado por el Ayuntamiento de la capital catalana en 2018, y que, dos años y medio después, “apenas alcanza los 3.000 clientes, el 0,18% de la población”. Con esa proporción, en A Coruña el operador atendería a 450 vecinos. Los populares señalan que no ha conseguido reducir el precio de la energía, y que el proyecto coruñés no tiene estudio de costes ni informes del secretario municipal, la Asesoría Jurídica o Emalcsa, que lo gestionaría.