La alcaldesa, Inés Rey, aseguró ayer que el Gobierno local trabaja para que “no haya desalojos forzosos” en el asentamiento chabolista de A Pasaxe. El 25 de noviembre, este diario publicó que el día antes los residentes en el poblado habían recibido una comunicación de Costas que les daba un plazo de quince días para abandonar el terreno o para recurrir la decisión tomada por la Demarcación para recuperar estas parcelas.

Ya entonces, la concejala de Benestar Social, Yoya Neira, explicó que todas las familias contaban con un plan para abandonar A Pasaxe, como ya lo habían hecho otros residentes antes. La alcaldesa dijo ayer que serán “dos de las siete” familias que aún quedan las que abandonarán sus chabolas muy pronto. El plazo de Costas expira el 20 de diciembre, ya que aunque el informe ponía quince días, en este trámite no computan ni sábados ni domingos ni festivos. Algunos de los residentes en el asentamiento, tal y como publicó en noviembre este diario, tienen dudas sobre cómo conseguirán mantener sus viviendas después de los cinco años de ayuda municipal, ya que se trasladan a pisos de mercado libre. Neira aseguró que nadie se quedaría atrás.

Fuentes de la Delegación del Gobierno indicaron ayer que Costas pretende recuperar los terrenos que están pegados a la ría de O Burgo.