Los caballitos del tiovivo de O Parrote galoparon ayer con gran cantidad de pequeños jinetes en la grupa. La empresa Carrusel Camarero, propietaria de la atracción infantil situada desde el pasado verano en terrenos de la Autoridad Portuaria, permitió durante toda la jornada que se hiciese un uso gratuito de ella para “celebrar la llegada del nuevo año” y agradecer a las familias coruñesas la “buena acogida” que ha recibido. Muchos padres y abuelos que paseaban por la Marina en uno de los domingos más soleados del invierno llevaron allí a sus retoños.