El calendario floral de los jardines de Méndez Núñez amaneció ayer con un seis un poco raro, en vez de ser ese número con barriguita hacia la derecha, lo hizo en espejo, como si el seis se hiciese un selfie con la cámara frontal del móvil y se le quedase la tripita hacia el otro lado. Puede ser que fuese un efecto más de la noche de Reyes, que Sus Majestades quisiesen dejar una muestra más de que habían llegado a la ciudad y de que todo había salido bien, o quizá, que a la persona a la que le tocó hacer el número le diese la vuelta la plantilla y no se diese cuenta del resultado final. En todo caso, sirvió para que los que vieron el reloj pudiesen capturar esta inédita imagen y compartirla.