El Archivo de la Diputación destaca a través de su Documento del mes la labor social y feminista de Juana de Vega, canalizada por medio de la Asociación de Señoras de la Beneficencia y el Hospicio Provincial. El texto recoge el procedimiento de creación de esta entidad, fundada en 1838 por Juana de Vega, para la que la beneficencia social era un deber cívico basado en el principio liberal de la búsqueda de la felicidad.

La Asociación de Señoras de la Beneficencia y el Hospicio Provincial estaba formada por damas progresistas de familias vinculadas a la burguesía comercial y la hidalguía aburguesada. Entre ellas estaba Francisca Roldán, heredera del conde de Taboada y viuda de Agar; Pilar Losada y Miranda, hija del conde de Maceda y esposa del conde de Priegue; Rosa Taboada y Mondragón, casada con Loriga, capitán general de Galicia; Amalia da Rúa Figueroa, madre de Emilia Pardo Bazán; Antonia Suárez de Deza, hija del señor de Láncara, casada con Manuel Calderón y María del Carmen Mosquera y Ribeira, hija del marqués de Guimarey, esposa de José María Bermúdez de Castro, comandante de la Milicia Urbana y presidente de la Diputación.

El embrionario feminismo que demuestra la entidad coruñesa aprovecha la beneficencia como fórmula de acción social y única salida viable al espacio de participación ciudadana.