La alcaldesa niega que haya inestabilidad en su equipo pese a la dimisión de Villoslada

Elude comentar los motivos de la renuncia del concejal de Urbanismo | Todos los grupos de la oposición reprochan al Ejecutivo las diferencias existentes en su seno

Inés Rey, José Manuel Lage y Juan Díaz Villoslada, entrando en el salón de plenos.

Inés Rey, José Manuel Lage y Juan Díaz Villoslada, entrando en el salón de plenos. / José Manuel Gutiérrez

“La actividad de la ciudad no se va a paralizar”, manifestó ayer la alcaldesa, Inés Rey, sobre la dimisión presentada pocas horas antes por el concejal de Urbanismo y Movilidad, Juan Díaz Villoslada, de la que eludió comentar los motivos expuestos por él mismo para justificar su renuncia, así como si le había solicitado que permaneciera en el Concello. Tan solo declaró que la gestión del Gobierno local es un “proyecto colectivo de ciudad” y, pese a que todos los grupos de la oposición pusieron de relieve la inestabilidad de su equipo, replicó que el Ejecutivo municipal es “sólido”.

“Más allá de las personas que puedan estar en un momento determinado hay un gobierno estable”, aseguró Rey, quien dijo del mismo que “va a seguir trabajando en este proyecto colectivo con la misma ilusión, ganas y la misma unión que lo ha hecho siempre”.

Tras materializarse la dimisión de Villoslada, el Gobierno local emitió un escueto comunicado en el que detalló que será la propia alcaldesa quien asumirá de forma temporal las competencias que gestionaba este concejal hasta que se designe a un nuevo miembro de la Corporación que le sustituya.

Tanto en el comunicado como en las posteriores declaraciones que efectuó la alcaldesa a los medio de comunicación, esta agradeció al dimitido edil el trabajo que desarrolló durante el mandato y le deseó suerte en su futura actividad al margen de la política.

Aunque todavía no está formalizado ese trámite, el elegido para relevar a Villoslada es el número 10 de la candidatura electoral socialista, Francisco Dinís Díaz Gallego, quien además era hasta ahora el asesor del concejal en materia de Urbanismo, por lo que tiene un conocimiento directo de las materias que abordaba en ese departamento.

Tras hacerse pública la dimisión del concejal, Díaz Gallego publicó mensajes en Twitter en los que le agradeció su trabajo en “una etapa intensa poniendo en marcha el modelo de ciudad con el que Inés Rey ganó las elecciones”. También dijo que “en los partidos fuertes y con sentido de gobierno lo importante son las ideas y el proyecto de ciudad, y con esas ideas y ese proyecto de ciudad seguiremos trabajando por y para A Coruña”.

A lo largo del día todos los grupos de la oposición municipal expresaron su opinión sobre la nueva crisis que afecta al grupo socialista y acusaron al Gobierno local coruñés de estar sumido en la inestabilidad a causa de la dimisión de Villoslada.

La portavoz municipal del Partido Popular, Rosa Gallego, aseguró que la marcha de Villoslada “confirma la descomposición y la guerra abierta en el Gobierno municipal y la debilidad y pérdida de rumbo de Inés Rey”. En su opinión, Villoslada “se marcha harto de los continuos intentos de injerencias en la toma de decisiones de su área por parte del grupo reducido que maneja los hilos del Gobierno municipal”. También manifestó que el Ejecutivo local “está roto en dos fracciones irreconciliables” y que la alcaldesa “está a la deriva y superada”. Gallego publicó además en su cuenta de Twitter que Francisco Dinís Díaz —el previsible sustituto de Villoslada en el Gobierno local— “consiguió hacerle la cama” al concejal dimitido.

El grupo municipal del BNG lamentó también que las diferencias internas en el seno del PSdeG-PSOE "vuelvan a incidir negativamente en el funcionamiento del Ayuntamiento, generando una nueva crisis de gobierno·. “Más allá de las diferencias políticas que tenemos con él, ha demostrado ser una persona calificada y de gran valor en el ejercicio de su trabajo”, señaló el portavoz del grupo nacionalista Francisco Jorquera, que remarca que los conflictos en los socialistas "se han trasladado al Gobierno municipal, provocando una inestabilidad constante en la ciudad".

Para el Bloque, y dado que Villoslada gestionaba un área de gran importancia, la salida del edil "abre una crisis de gobierno de dimensiones aún mayores que las producidas en el pasado cuando la alcaldesa dimitió a la concejala de Empleo, Eva Martínez Acón, o retiró los poderes de Cultura a Jesús Celemin". “Esperamos que esta nueva crisis de gobierno no acentúe la parálisis e ineficacia en la gestión que está caracterizando al gobierno de Inés Rey, fruto de las debilidades de su equipo de gobierno y de los continuos problemas internos”, dice Jorquera. “En el Ayuntamiento vemos una falta de diálogo con la oposición, algo muy evidente durante la tramitación de los presupuestos, pero también vemos una falta de diálogo dentro del propio Gobierno Local”, añadió el Jorquera.

Para Marea Atlántica, la salida del edil de Urbanismo abre una crisis en el Gobierno local y, al igual que con el caso de Eva Martínez Acón, "la ciudad paga los problemas internos del PSOE”. Destaca que la marcha de Villoslada implicará “demoras en el trabajo en marcha dentro de áreas muy sensibles”, por lo que la portavoz del grupo María García, habló ya con la alcaldesa para expresarle su “malestar” y exigirle que se mantengan los acuerdos logrados en las áreas gestionadas por el hasta ayer responsable de Urbanismo y Movilidad del que resaltó su “competencia, honestidad, capacidad de trabajo y voluntad de diálogo”.

El concejal de este mismo grupo Alberto Lema calificó a Villoslada de “político que dignificaba un pleno y un oficio en el que siempre faltan nobleza, trabajo, conocimiento profundo de los temas y altura de miras”, así como que su marcha “es una muy mala noticia para A Coruña. Qué buen vasallo sería…”.

El exconcejal de Marea Atlántica José Manuel Sande dijo por su parte que “un gobierno pasa de malo a terrible cuando es capaz de prescindir de una pieza solvente, competente, capaz” y consideró “una notable desgracia de la política confundir el ansia de poder con la realidad”.

La concejala no adscrita Isabel Faraldo, opinó que el “descabezamiento” del área de Urbanismo e Movilidad “es una mala noticia que nos sorprende negativamente”, por lo que advirtió que A Coruña “no puede ser la sufridora de las crisis internas del PSOE”. También calificó de negativa la salida de uno de los concejales “mas dialogantes y constructivos” del Gobierno local.

También el alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, se pronunció sobre la renuncia de Villoslada, de la que dijo que es una “noticia triste” porque a su juicio “era uno de los mejores puntales que tenía la alcaldesa de A Coruña en su gobierno.” Manifestó también que “llevaba bastante bien” el área de Urbanismo, por lo que expresó su “asombro” por el hecho de “se deje de lado” a personas como él.

Según el regidor, “está claro que Villoslada no se fue porque sí, a pesar de lo que pueda decir” y señaló que “de algún modo lo están echando fuera, marginándolo, boicoteando su área, con carencia de personal para sacar licencias... Para Seoane, su marcha es “una gran pérdida para A Coruña como concejal y un error muy grande” de la alcaldesa “por dejarse llevar por otros que tiene al lado”.

Villoslada declaró por su parte que su dimisión se produjo por sus diferencias con una parte del Gobierno local que se tradujeron en su apartamiento. “Me he sentido desplazado”, comentó en una entrevista emitida por Radio Coruña, al tiempo que negaba que su salida del Concello sea una “consecuencia directa” de la elección de la nueva dirección del PSOE coruñés producida el pasado domingo. “No es una decisión precipitada, de la noche a la mañana”, explicó Villoslada, quien aseguró que la estuvo “madurando desde un cierto tiempo”.

Suscríbete para seguir leyendo