Kiosco

La Opinión de A Coruña

La huelga de limpieza viaria, a la espera del fin de la alerta sanitaria

El Concello mantendrá el estado de emergencia hasta normalizar la recogida de basura | La plantilla toma la decisión por unanimidad

Trabajador de la limpieza viaria. | // VÍCTOR ECHAVE

La plantilla de la concesionaria de la limpieza viaria, la UTE FCC, decidió ayer por unanimidad que no convocará la huelga hasta que el Concello levante el estado de emergencia sanitaria que declaró el pasado 28 de febrero, después de una semana de incidencias en la prestación del servicio de la recogida de basuras, que derivó en calles llenas de residuos, en contenedores quemados y camiones incendiados.

Los trabajadores de la empresa de la limpieza viaria reclaman a la concesionaria del servicio la aplicación del IPC y lo harán con una huelga para la que todavía no hay fecha. Los trabajadores habían anunciado que iban a fijar el inicio del paro en la asamblea de ayer, sin embargo, acordaron por unanimidad que no iniciarían esta medida de presión hasta que el Concello levantase el estado de emergencia sanitaria, ya que esta figura le permite contratar a otra empresa para que haga las labores que no han realizado las concesionarias del servicio.

La alcaldesa, Inés Rey, explicó a principios de esta semana que el estado de emergencia sanitaria estaba próximo a su fin, porque se estaba normalizando el servicio de la recogida de basuras y el refuerzo contratado a Tragsa había retirado de las calles gran parte de las toneladas de residuos amontonadas durante los siete días de incidentes. La regidora municipal, sin embargo, comentó ayer en declaraciones a una radio local, que el Concello mantenía “la exigencia” a las empresas concesionarias de que cumpliesen los convenios con sus trabajadores y que prestasen un servicio público que es esencial. “De esas exigencias no se mueve el ejecutivo municipal”, dijo ayer Rey y avanzó que “la emergencia sanitaria se mantiene hasta que exista normalidad en el servicio”, algo que considera que todavía no se ha alcanzado, a pesar de que la empresa concesionaria de la recogida de residuos sólidos urbanos, PreZero, defiende que el servicio se presta ya con normalidad. “En eso estamos todavía. A pesar de que se ha regularizado mucho, quedan puntos en los que todavía no está normalizado del todo y hay problemas en la recogida de voluminosos y cartón”, comentó la alcaldesa.

El comité de empresa de PreZero se desvinculó de los actos vandálicos y la empresa denunció a varias personas del Sindicato de Traballadores da Limpeza (STL) —mayoritario tanto en este servicio como en el de limpieza viaria— para esclarecer los hechos. La plantilla de PreZero no mantiene un conflicto económico con la empresa.

Compartir el artículo

stats