Kiosco

La Opinión de A Coruña

El paro de camiones amaina, con los polígonos a “la mitad” y atascos en la distribución y logística

La acumulación de pedidos desde el viernes, cuando se empezó a notar la mejoría, provoca cuellos de botella | El seguimiento es mayoritario en el puerto, lo que provoca un ERTE en Celsa Atlantic y retrasos en la llegada de buques

5

Los piquetes a la entrada del Puerto observan cómo sale un camión de los muelles, este lunes. Víctor Echave

Aunque el paro de camioneros continuó este lunes en el que ya fue su decimoquinto día, fuentes del sector del transporte en la ciudad señalan que muchas flotas ya están trabajando, y los polígonos industriales de la comarca ven “más normalidad”, si bien todavía lejos de los niveles habituales: la gestora de Agrela, Teresa Firvida, considera que “no es todavía ni la mitad de lo que tendría que ser”. En cuanto a las empresas de distribución, aunque desde el pasado fin de semana empezaron a recibir más pedidos, están viviendo un cuello de botella porque todos intentan a la vez reponer los stocks agotados por las dos semanas de paro.

Según señala la gerente del polígono arteixano de Sabón, Marta Marzoa, este lunes se notaba “un poco más de actividad, pero dista mucho de una situación normal, tenía más esperanzas”. El servicio de seguridad del parque empresarial está escoltando la salida de camiones hasta la vía de alta capacidad que da servicio al polígono, pero no tiene constancia de que se hayan producido incidentes en los últimos días.

Tampoco hubo sabotajes en el parque empresarial coruñés de Agrela, en el que su gerente, Teresa Firvida, señala que se vio “algún piquete a la puerta de alguna empresa, pero menos que la primera semana: hay bastante normalidad.” En el tráfico se nota “algo de mejoría desde el viernes” pero muy por debajo de los niveles habituales. “Estamos a la espera de lo que ocurra estos días” señala Firvida, que considera que hoy se comprobará “si el paro sigue para adelante o se diluye”.

En Pocomaco hay ya "mucho flujo de tráileres", pero va a "costar ponerse al día"

decoration

La gerente de Agrela temía la semana pasada que se registrasen ERTEs entre las empresas del polígono pero afirma que las compañías que habían expresado su preocupación por tener que prescindir temporalmente de trabajadores “han podido aguantar con acuerdos con los trabajadores y días libres retribuidos”.

En el polígono de Pocomaco, con muchas empresas que se dedican a la distribución y la logística, el material entra por la reactivación de las conexiones con el exterior de la ciudad, aunque el problema es ahora repartirlo. “Las agencias están empezando a recibir y tenemos mercancía de tráfico nacional” explica el gerente del parque empresarial, Alfredo Candales, que este lunes veía ya “mucho flujo de tráileres”.

Su percepción es que el seguimiento entre las empresas que dan servicio al polígono era ya minoritario en la mañana del lunes. “Hay empresas que esperaban seis o siete camiones y dos no les han llegado, pero ya no es un seguimiento mayoritario: hace una semana no llegaba ninguno”. Y también hay otros que han aumentado las recepciones para compensar las dos semanas de sequía. “Hay agencias que normalmente tenían tres o cuatro camiones en fin de semana, y este han tenido ocho. Y queda muchísimo por recibir” explica Candales, que cree que “costará mucho ponerse al día”.

¿Cuánto? Para Manuel Seoane, gerente de Distribuciones Seoane e Hijos, habrá atasco “quince días como mínimo, desde que se acabe la huelga”. Su empresa, dedicada a los suministros alimenticios, estaba la semana pasada en mínimos, y, aunque ya el pasado viernes notó un “cambio de tendencia”, falta todavía mucho material. “No hemos recibido harina, y levadura tampoco” indica, y, aunque cuenta con que lleguen el martes siete u ocho camiones a sus cuatro almacenes “necesitaría 40 para normalizar la situación. Hemos duplicado los pedidos”.

El problema, explica, es que todos sus compañeros en el sector están haciendo lo mismo y “se ha formado un embudo en origen: las fábricas no dan preparado pedidos”.

Tapón en el puerto y ERTE

Y entre los camiones que trabajan en los muelles coruñeses el seguimiento del paro sigue siendo mayoritario, según indican fuentes de la Autoridad Portuaria. El transporte de mercancías sigue atascado, y esto está afectando al tráfico de buques, sobre todo en las llegadas. “Hay buques que están condicionando la llegada a A Coruña a que se estabilice la situación” señalan fuentes del Puerto.

En los muelles se apila acero destinado a la siderúrgica Celsa Atlantic, de A Laracha, que ha solicitado un ERTE. La factoría se pasó la semana pasada sin trabajar por falta de material, con los trabajadores haciendo formación o mantenimiento, y el viernes, indica la empresa, las instalaciones se detuvieron por completo.

El fin semana, indica el presidente del comité de empresa, Agustín Méndez, se mantuvo un grupo de servicios mínimos, “prácticamente cuatro o cinco personas” de una plantilla de 150. El ERTE está previsto como causa de fuerza mayor, y, según señala Méndez, las autoridades tienen hasta el miércoles para aprobarlo retroactivamente.

La subdelegación del Gobierno señala que Celsa no ha pedido escolta para sacar el material, pero fuentes conocedoras de la situación señalan que los camioneros temen “la vuelta al Puerto”, con el camión vacío, pues no pueden tener protección permanente.

Las empresas reducen las peticiones de escolta y se da un día para sacar grano

Desde la primera semana del paro de transportes, Subdelegación del Gobierno en la provincia también organizó escoltas policiales para los convoyes de camiones que quisiesen operar, una medida de la que se beneficiaron en la ciudad empresas como Emalcsa, Hijos de Rivera o el matadero municipal. Pero, si en días pasados se pedía a las compañías que agrupasen los vehículos para poder atender a las peticiones, actualmente “se están dejando de pedir escoltas”, según afirman fuentes de la Subdelegación. Antes se acompañaba a unos 70 camiones al día y “la cifra se mantiene” si se cuentan intervenciones en las que los agentes se acercan a un vehículo que pasa junto a un piquete para asegurarse de que hay tranquilidad, pero “no van físicamente” con los transportes. Por otra parte, los piquetes de punta Langosteira pactaron permitir este martes al sector agroalimentario sacar libremente grano del puerto Exterior durante un día, como se hizo otras 24 horas de la semana pasada. Luego volverán a dejar que circulen solo camiones cisterna, de porte reducido.

La flota amarrada por el precio del gasoil sale por la campaña de la caballa

Por primera vez desde hace tres semanas, la flota pesquera coruñesa está saliendo casi al completo, incluyendo buques de arrastre litoral que pararon a principios de mes debido a que los altos precios del gasóleo hacían que la actividad no resultase rentable y la de bajura, que hizo un paro conjunto cancelado la semana pasada. “Hay dos o tres barcos de altura parados” señala el presidente de la Lonja y gerente de Pescadegalicia, Juan Carlos Corrás, que indica que los de la flota de arrastre litoral se han reincorporado “para aprovechar la campaña de la caballa, que es muy importante para la flota del Cantábrico noroeste y dura un par de semanas: si te la pierdes, lo pierdes todo”. En conjunto, la flota está “trabajando con normalidad”, y el pescado está saliendo del puerto sin que consten “problemas”, si bien este lunes aún hubo “poca cosa” que sacar. Corrás espera con ir “poco a poco” hacia la normalidad en el sector y que el Gobierno vaya “especificando las medidas que se vayan articulando” para compensar los precios del combustible.

Compartir el artículo

stats