La muestra Peter Lindbergh. Untold Stories, promovida por Marta Ortega y que llevó en primicia al muelle de la Batería las creaciones más populares del fotógrafo británico, cerró ayer sus puertas en A Coruña, dispuesta a encandilar a los visitantes de otras localizaciones en su siguiente destino. Lo hizo tras cuatro meses en los que se posicionó como una de las alternativas de ocio favoritas de los coruñeses, con más de 50.000 visitantes desde su inauguración. La Autoridad Portuaria ha confirmado su intención de promover en el espacio nuevas iniciativas culturales similares, pero todavía no ha detallado cuáles ni de qué naturaleza.