Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Profesionales del transporte respaldan que se cubran las vías del tranvía para evitar siniestros

Empresarios de reparto y taxistas destacan el peligro que supone circular sobre los raíles | El Concello tapará las del tramo de Orillamar cuando se reforme esa parte del paseo y el resto cuando se intervenga en esas zonas

Coches circulando por el paseo en As Lagoas esquivando las vías del tranvía.

La frecuencia con la que se producen accidentes en las zonas del paseo marítimo en las que aún se mantienen las vías del tranvía, que supusieron la condena al Concello a indemnizar a un conductor que sufrió un siniestro en As Lagoas, animan a los profesionales del transporte a que se cubran en su totalidad para evitar riesgos en la conducción. El Gobierno local señala sobre esta cuestión que prevé su cobertura, pero no mediante una actuación específica, sino a medida que se intervenga en los puntos del paseo en los que permanecen los raíles.

“Los raíles son visibles, pero si puedes evitarlos los evitas, y más cuando ha llovido o hay helada más, porque si tienes que frenar sobre ellos el coche pierde estabilidad”, explica Manuel Sánchez Quindimil, presidente de la asociación Teletaxi, que menciona precisamente uno de los problemas habituales en los tramos del paseo marítimo en los que todavía hay vías sobre la calzada.

Para Sánchez Quindimil, la zona de As Lagoas, en la que se han producido numerosos siniestros, “es complicada porque es una curva y hay desvíos e incorporaciones”, pero advierte de la existencia de otros puntos peligrosos en el paseo marítimo a causa de los raíles del desaparecido tranvía, entre los que cita “la incorporación a la avenida de Navarra frente a la Torre de Hércules y la rotonda del hospital Abente y Lago, ya que los raíles cruzan la calzada y es peligroso”.

En opinión del presidente de Teletaxi, la cobertura de las vías es conveniente “si no se utiliza el tranvía, ya que daría más seguridad porque la circulación sobre ellos es peligrosa, y ya no digo en moto o en bici”, puesto que esos vehículos tienen incluso más problemas para mantener la estabilidad sobre los raíles.

“Los vehículos intentan evitar el raíl porque sabes que si frenas, derrapas, por lo que si se puede evitar se hace”, indica Javier Rico, presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Carga Fraccionada (Transcaf), que agrupa a los profesionales del reparto de mercancías en el interior del casco urbano.

La consciencia del riesgo que suponen los raíles hacen que la mayoría de los conductores circulen por el lado izquierdo de la calzada en las zonas del paseo marítimo en los que se conservan, admite Rico, que se muestra partidario de que se cubran todos para garantizar la seguridad.

El tranvía turístico fue puesto en marcha en el verano de 1996 por iniciativa del entonces alcalde, Francisco Vázquez. Su actividad fue deficitaria a lo largo de todo su funcionamiento y su retirada del servicio se produjo en julio de 2011, cuando el Gobierno local presidido por Carlos Negreira tomó esa decisión ante las graves deficiencias técnicas que se apreciaron en la instalación de las vías, que derivaron en un descarrilamiento en el que no hubo heridos.

Desde entonces no volvió a funcionar, pero la confirmación de que no se restablecería llegó en el actual mandato municipal. En primer lugar, en noviembre de 2019 se anunció que no volvería a circular entre As Ánimas y la Torre de Hércules y dejó para más adelante el futuro del resto del recorrido. Finalmente, en diciembre de 2020 se confirmó la desaparición del servicio con la liquidación del contrato que el Concello mantenía con la Compañía de Tranvías para que gestionase este medio de transporte.

La necesidad de ampliar el espacio público para los peatones durante la fase más aguda de la pandemia llevó al Concello a cubrir algunos tramos de las vías en el paseo marítimo para convertirlos en un carril para corredores. Así se hizo entre las rotondas de las Esclavas y los Surfistas, así como en el muelle de As Ánimas. La existencia de un proyecto para remodelar el paseo entre este último punto y la Torre de Hércules hace que el Gobierno local prevea la cobertura de los raíles en esa zona cuando se acometan esas obras. Con relación al trecho entre la Torre y la rotonda de los Surfistas, donde se concentra el mayor número de accidentes, fuentes municipales señalan que las vías se cubrirán a medida que se intervenga en cada zona del paseo.

Uno de los múltiples siniestros de tráfico ocurridos a causa de las vías se saldó con una condena al Concello al pago de 1.620 euros. La sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 se refiere a un accidente sucedido en 2019 en el paseo marítimo en As Lagoas, donde un automóvil se estrelló contra un muro tras haber patinado sobre los raíles en una jornada lluviosa. La defensa expuso el testimonio de una conductora que reveló que el coche circulaba a una velocidad normal.

Aunque el mismo magistrado había negado en otra ocasión la indemnización por un siniestro similar al estimar que el conductor debía haber estado atento a las características de la vía, ahora decide dar la razón al reclamante al entender que cuando se produjo la colisión habían pasado “más de ocho años” desde la retirada del servicio del tranvía, por lo que considera que la conservación de los raíles “ha dejado ya de ser justificable,” y el tiempo transcurrido los ha convertido en “un elemento necesario en un elemento innecesario y además causante de un riesgo cierto e innecesario”.

La sentencia culpa además al Concello de incumplir su obligación de mantener la calzada del paseo marítimo en las “condiciones adecuadas y necesarias para garantizar la seguridad de los vehículos en la circulación”.

Compartir el artículo

stats