Kiosco

La Opinión de A Coruña

Institutos coruñeses alertan de la “falta de tiempo” para adaptarse al nuevo Bachillerato

Habrá cinco modalidades, aunque no todos los centros impartirán la de general | Alumnos de cuarto de ESO ya han reservado plaza para el próximo curso, pero todavía queda por definir los contenidos que se van a impartir

Pie de foto para la fotografía de Faro. | // FDV

El Bachillerato ha cambiado y su estreno —el del primer nivel— está previsto para el curso 2022-2023, para el que quedan apenas cinco meses. El Consejo de Ministros aprobó ayer la reforma, que incluye cinco modalidades de Bachillerato y permite obtener el título con un suspenso. Modificaciones que obligan a los institutos a adaptarse lo antes posible, aunque todavía quedan flecos sueltos. Los equipos directivos de los centros coruñeses comparten la misma opinión: “Hay muchas incógnitas y poco tiempo”.

Ciencias y Tecnología; Humanidades y Ciencias Sociales; dos bachilleratos de Artes (uno de Artes Plásticas, Imagen y Diseño y otro de Música y Artes Escénicas); y otro General. Así serán las nuevas modalidades, aunque el Gobierno gallego tendrá que decidir dónde se imparten. “Lo más importante es que haya información para las familias y los alumnos”, destaca la presidenta de la asociación de directores de institutos públicos de Galicia y también directora del Eusebio da Guarda, Isabel Ruso, a quien le preocupa “que las materias todavía no están cerradas ni las salidas que tiene cada Bachillerato”.

Los alumnos de cuarto de ESO ya han tenido que solicitar su plaza para el próximo curso y, en algunos centros, a estas alturas, ya han elegido qué modalidad desean cursar. Ahora vienen los cambios y las dudas. “Es un tema muy complejo y una decisión muy seria, así que deberían tener más tiempo para valorarlo”, expone Ruso. “El problema”, indica, “es que la solicitud de plazas de Bachillerato se ha cerrado antes de conocer esto”. En el Eusebio da Guarda, por ejemplo, además de los estudiantes del último curso de ESO, un centenar de alumnos ha pedido plaza en el centro. “Muchos tienen su plaza adjudicada y ni siquiera saben qué modalidades se van a impartir aquí”, resume.

Y es que no todos los centros tendrán el Bachillerato general. Será la comunidad autónoma la que conceda la autorización administrativa para impartir las asignaturas que formen parte de esta modalidad. “Para ello habrá que adaptar espacios y disponer de más profesorado”, avisa la presidenta de la asociación de directores de institutos públicos de Galicia. La directora del Menéndez Pidal, María Estrella Pérez, indica que “aunque hay alumnos que ya han elegido la modalidad para el primer de Bachillerato, no va a haber problemas para cambiar”, pero sí reconoce que “la modalidad general es la que más dudas genera”. “Está todo en el aire. Pasa siempre. No nos gusta hacerlo tarde mal y a rastras”, critica.

A estas alturas, informa Pérez, el departamento de orientación “ya habría hablado con los alumnos para facilitarles toda la información”. Pero ahora no tienen todas las respuestas. “Está resultando difícil”, lamenta, y añade: “No han sabido medir los tiempos”.

Desde el Agra do Orzán también avisan de que “no va a ser fácil” porque a día de hoy no saben “ni las asignaturas que va a haber”. Las materias comunes para los alumnos de todas las modalidades de primero serán: Educación Física, Filosofía, lengua extranjera, Lengua Castellana y Literatura y Lengua Gallega. En segundo de Bachillerato —que se actualizará en el curso 2023-2024— los jóvenes cursarán Historia de la Filosofía, Historia de España, lengua extranjera, Lengua Castellana y Literatura y Lengua Gallega. Después, según el Bachillerato elegido, los estudiantes tendrán asignaturas propias de la modalidad (habrá margen de elección) y optativas, que se elegirán en función de la trayectoria del alumno. “Todavía no sabemos qué optativas habrá y, en muchos casos, pueden ayudar para las elecciones del futuro”, comenta la directora del Menéndez Pidal, que insiste en que “la falta de tiempo también afecta a los centros, que necesitan tiempo para la planificación”.

De hecho, muchos equipos directivos pensaban que estos cambios se introducirían en el curso 2023-2024, pero será el próximo septiembre. “Estamos muy perdidos”, aseguran desde el instituto Agra do Orzán. Hay más centros que piensan que estas nuevas modalidades de Bachillerato deberían implantarse “más tarde” para tener tiempo para “la adaptación”. Isabel Ruso apunta, además, que todavía faltan “muchas concreciones de la comunidad autónoma”, por lo que el Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros no resuelve todas las dudas.

El objetivo de ampliar la oferta educativa no obligatoria a cinco modalidades de Bachillerato —ahora hay tres— es que los alumnos se preparen para estudios posteriores, ya sea universidad o Formación Profesional, que cada vez están más diversificados y especializados. El foco estará en la adquisición de competencias y la evaluación será continua. ¿Y esto afectará a la Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU)? De momento, no se ha dado información concreta sobre esto. El secretario de Estado aseguró que el Ministerio de Educación “trabaja en ello” y en breve se anunciarán las modificaciones.

Compartir el artículo

stats