Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Los menores implicados en el crimen de Samuel, condenados a tres años y medio por asesinato

Los dos jóvenes están privados de libertad en un centro de internamiento desde el 9 de julio | Las partes llegan a un acuerdo antes de que se celebre el juicio | La pena incluye también las lesiones a Ibrahima y Magatte

Un hombre coloca flores en recuerdo a Samuel Luiz, en el lugar de la agresión mortal. | // CARLOS PARDELLAS

Los dos menores implicados en el crimen que acabó con la vida del joven Samuel Luiz han sido condenados por asesinato. La sentencia es firme, ya que las partes, en este caso la familia de la víctima, los dos acusados, Fiscalía de Menores y la representación de los dos senegaleses que defendieron a Samuel de sus agresores, llegaron a un acuerdo antes de que se produjese el juicio. En esta conformidad, los dos menores asumen los cargos por un delito de asesinato y se les impone una pena de tres años y medio de privación de libertad, así como el pago de una compensación económica a la familia de la víctima. Esta pena incluye también las agresiones a Ibrahima y Magatte, recibidas mientras intentaban apartar a Samuel de sus agresores.

Los menores se encuentran ya privados de libertad desde que pasaron a disposición judicial tras su detención, el 9 de julio del año pasado, de modo que el cumplimiento de la pena que han aceptado por su participación en la paliza mortal a Samuel Luiz la madrugada del 3 de julio del año pasado cuando salía de fiesta con una amiga por la zona de Riazor empieza a contar a partir de ese día. Esto implica que la sentencia se daría por cumplida a principios de 2025 y siendo ya ambos mayores de edad, ya que en el momento de los hechos tenían 16 y 17 años.

Con este fallo queda cerrada solo la parte de los menores de edad. Continúa abierta la que atañe a los cinco jóvenes adultos que siguen investigados en la causa, que se calificará como asesinato u homicidio a lo largo de la instrucción. Entre otras cosas, sigue todavía pendiente de resolver la comisión rogatoria enviada por el juzgado a Estados Unidos para que Meta —la empresa propietaria de Facebook, Whatsapp e Instagram— permita a la jueza instructora acceder a los mensajes borrados en redes sociales por los sospechosos tras la agresión mortal a Samuel, ya que en la investigación consta que se reunieron hasta en dos ocasiones esa misma noche.

Tres varones mayores de edad están en prisión desde el 9 de julio, una chica —pareja de uno de los sospechosos adultos—, también mayor de edad, está en libertad desde ese mismo día, aunque con obligación de comparecer periódicamente en el juzgado. En la misma condición está el séptimo detenido, un joven que fue arrestado el 28 de septiembre —después de que se mejorasen las imágenes de una de las cámaras de la zona que captó la agresión— y que la Audiencia Provincial puso en libertad el 2 de noviembre, al entender que, en ese momento del procedimiento no existían motivos para que permaneciese en prisión provisional a la espera de juicio. En la causa de los mayores de edad, que se llevará a juicio con un jurado popular, se personará también la asociación ALAS Coruña, para saber si la agresión tuvo o no un componente homófobo, toda vez que la víctima era homosexual y la amiga que estaba con él en el momento en el que se inició el ataque declaró que uno de los jóvenes le había llamado “maricón” a Samuel, cuando le recriminó que le estuviese grabando con el móvil a la salida del pub El Andén, aunque, según relataron las amigas de la víctima, lo que realmente estaba haciendo era una videollamada y así se lo había intentado explicar.

El cuarto detenido —uno de los varones mayores de edad— está investigado además de por la muerte del joven, por apropiación indebida al haber reconocido que se había llevado el móvil de Samuel del lugar de los hechos. El teléfono nunca apareció, ya que el sospechoso declaró que lo había tirado a un contenedor al enterarse de que el dispositivo que había cogido era el de la víctima.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) confirmó ayer que el acuerdo entre las partes se había alcanzado a principios de este mes, de modo que los dos menores ahora condenados por asesinato se encuentran cumpliendo la pena impuesta de internamiento en régimen cerrado. Si las partes no hubiesen llegado a este acuerdo de conformidad, los dos jóvenes tendrían que salir del centro de internamiento, al haber cumplido los nueve meses que la legislación establece como periodo máximo para los menores que todavía no han sido juzgados.

Uno de los menores que ahora está condenado por el asesinato de Samuel Luiz contaba con antecedentes policiales en el momento de los hechos y los agentes que se hicieron cargo de la investigación realizaron un registro en su domicilio, en busca de un arma que algunos de los testigos decían haberle visto. Ese objeto, sin embargo, no apareció en el rastreo.

Los agentes encargados de la investigación acreditaron también que todos los implicados en la agresión mortal a Samuel eran miembros de la misma pandilla y que no conocían a la víctima de antes, aunque sí que alguno de ellos había interactuado con él esa noche en el interior del local de hostelería.

La agresión mortal, según se recoge en el sumario de la causa, al que ha tenido acceso este diario, se produjo en varias fases y durante aproximadamente seis minutos.

La paliza se desencadenó con el malentendido de la videollamada. El joven que recriminó a Samuel que le hubiese grabado, le pega y a la agresión se une otro de sus amigos. Después, con Samuel ya en el suelo, aparecen Ibrahima y Magatte, que intentan defender a la víctima y consiguen cruzar con él la calle. En ese momento, los agresores ya son más y, según su declaración, dan puñetazos y patadas. Al llegar al número 2 de la avenida de Buenos Aires, siguen intentando protegerle, aunque sin éxito, ya que el joven falleció en el hospital por los golpes recibidos.

Compartir el artículo

stats