Kiosco

La Opinión de A Coruña

Accidente mortal en la playa de Sanxenxo

La hermana del médico muerto en Sanxenxo: "Estaría como muchísimo a 150 metros de la costa"

"Lo que queremos es que esta muerte no sea en vano y que haya cambios para que no vuelva a ocurrir esto"

Juan Manuel Tábara Rodríguez

La muerte de Juan Tábara el pasado viernes en Sanxenxo al ser arrollado por una embarcación deportiva está rodeada de incógnitas. El caso está siendo investigado por la Guardia Civil y un juzgado de Cambados, que deben desvelar la distancia de la costa a la que se hallaban el médico y su compañero Quique Vila, así como la velocidad a la que navegaba la embarcación. Belén, la hermana de Juan, que se encontraba con ambos en la playa de Silgar ese día, asegura que el fallecido se encontraba dentro de la franja de protección de los bañistas, fijada en 200 metros, y que la lancha se desplazaba a mucha velocidad.

Su hermano era un deportista experimentado. ¿Tomó las precauciones necesarias antes de introducirse en el mar?

Por supuesto, lo hacía muchos días y durante muchos años. Salió como siempre, con su neopreno especial de natación, su gorro fosforescente y su boya. Y lo digo no porque me lo hayan dicho, sino porque lo vi, ya que tengo en mi cabeza la imagen de mi hermano y de Quique metiéndose en el agua, ya que estaba sentada allí, aunque no vi el accidente.

¿Era un lugar en el que nadaban con frecuencia?

En este habían nadado más veces, pero no era el lugar habitual porque no vivía en Sanxenxo, pero no era un principiante. Recuerdo que cuando entraron agua solo había un velero fondeado, por lo que no fue un acto temerario ni muchísimo menos.

La investigación se centra en saber la distancia de la costa a la que se hallaban Juan y Quique.

Al igual que Quique, mi hermano también llevaba su reloj deportivo con GPS, que está custodiado por la Guardia Civil. Y sé que lo llevaba conectado con certeza porque Juan no tenía puestas las gafas y se lo conecté yo. Se lo puse en inicio en el mismo momento en que se metió en el agua. En ese reloj lo que va a salir cuando lo analicen los técnicos es que él estaba más cerca de la costa que Quique. Y además de eso, ahí van a salir los metros que nadó mi hermano, porque no lo hizo en línea recta hacia mar adentro, por lo que los 187 metros que van a salir no son rectos, sino en oblicuo, con lo cual la distancia es todavía menor. Seguramente estaría, como muchísimo, a 150 metros de la costa. La distancia a la costa no es lo que marca el GPS porque no iba en línea recta. Me resulta llamativo que se analice si hubo un metro arriba o abajo y que eso determine si hubo un delito o no. Creo que tenemos que sentar un poco la cabeza y pensar lo que se está diciendo. La lancha no era una hinchable en la que fuera un niño pequeño.

Dice que no presenció el accidente, pero ¿llegó a ver la lancha?

Tengo el recuerdo en la mente de verla y después, sin saber lo que había ocurrido, vi como una embarcación de la Guardia Civil la custodiaba, ya que se dio a la fuga tras el accidente y tuvieron que ir a buscarlos. Eso es lo que me ha dicho gente que estaba allí. No pararon y es imposible que no notaran el golpe.

Los tripulantes declararon que no se habían dado cuenta del choque y que les avisaron desde tierra.

Es imposible que no se percatasen, cualquier persona que navegue lo va a decir. Salvo que no fuesen en un estado correcto es imposible.

¿Cree que iba a mucha velocidad?

Evidentemente, ese es el recuerdo que yo tengo. Era una lancha de competición, no era una embarcación de recreo.

¿Qué espera de la investigación?

Pedimos a toda la gente que estaba allí o que tenga información que no tenga miedo y la aporte con honestidad porque tenemos la percepción de que hay interés en que todo esto quede en un accidente fruto de la casualidad. Y no fue así.

¿Por qué cree que hay ese interés?

Lo desconozco, pero es una percepción que tengo casi desde el primer día.

¿La familia va a personarse en la causa judicial?

Sí, pero como familia y afectados por lo ocurrido no tenemos un interés económico ni en ensañarnos con un piloto o un propietario de esa lancha. Lo que queremos es que esta muerte no sea en vano y haya cambios para que no vuelva a ocurrir esto. Juan no va a volver, pero no me gustaría que volviera a ocurrirle a alguien. Si no es un accidente y ha sido un conjunto de cosas que se podían haber evitado, no quiero que haya sido para nada. No tenemos ningún interés en ensañarnos y de hecho siento mucha compasión por la gente que iba en esa lancha, no me gustaría estar en su piel, pero hay que asumir responsabilidades y determinar que hay que hacer para que esto no vuelva a ocurrir.

Compartir el artículo

stats