La Audiencia juzgará la próxima semana a cinco personas acusadas de participar en una estafa por la que se llevaron 137.000 euros de préstamos que suscribían a nombre de la expareja de uno de ellos para comprar coches y que, después, no pagaban. La víctima, según indica el escrito de acusación, tiene un trastorno límite de personalidad que la hace ser vulnerable y manipulable. Para los acusados, el fiscal pide penas de más de seis años de cárcel.