Kiosco

La Opinión de A Coruña

El Ejecutivo tumba las alegaciones de Arias contra la resolución del contrato de aceras

La administración rechaza que la empresa atribuya la paralización de los trabajos, desde comienzos de este año, a su situación concursal y mantiene la incautación de su garantía

Obra paralizada en la calle San Leopoldo, en febrero. | // VÍCTOR ECHAVE

El Gobierno municipal ha rechazado las alegaciones presentadas por la empresa Arias Infraestructuras contra la resolución del contrato de mantenimiento de aceras y áreas peatonales aprobada por el Ejecutivo el mes pasado, que provocó que media ciudad quedase sin este servicio. La Junta de Gobierno Local dará hoy luz verde a la desestimación de las alegaciones, la retirada del contrato, que supone la incautación de la garantía constituida por la firma, y el envío de la propuesta de resolución contractual al Consello Consultivo.

Los trabajos iniciados por Arias Infraestructuras en calles de la ciudad y otras localizaciones han estado parados, con las máquinas y los elementos de obra en las calles, desde antes de la anulación del contrato debido a la entrada de la empresa en situación de concurso de acreedores por sus dificultades financieras, el pasado 3 de marzo. El Concello retomó esta semana las obras que Arias dejó sin completar en las calles San Leopoldo, en el Agra do Orzán; Aguillón, en San Pedro de Visma; y la plaza Pinos,en el Barrio de las Flores. El Gobierno local recurrió a un contrato menor para finalizar estas actuaciones.

La administración local promovió la resolución del contrato de mantenimiento de Arias por dos causas: su entrada en concurso voluntario de acreedores y el incumplimiento de las obligaciones del contrato. La constructora alegó que su situación de insolvencia derivada del concurso, unida a factores relacionados con la guerra de Ucrania, como “la tendencia general inflacionista de las materias primas”, le imposibilitaba para reanudar las obras en aceras y zonas peatonales de la ciudad; por esta razón, Arias solicitó en la alegación un plazo superior de tiempo para poder retomar los trabajos.

El Ayuntamiento tumba este argumento al apuntar que hasta el escrito de alegaciones la empresa contratista no había comunicado en ningún momento las causas que ocasionaron la paralización de los trabajos, como la falta de liquidez y la insolvencia, y el Concello no tuvo conocimiento del concurso hasta su publicación en el Boletín Oficial del Estado. “Todo ello pone de manifiesto que el contratista ha actuado, en todo momento, sin la diligencia que le es exigible”, expone el Concello, y “sin ofrecer una solución concreta para resolver siquiera el estado de las actuaciones paralizadas y parcialmente ejecutadas”.

La empresa también pidió al Concello que no incautase la garantía del contrato (165.000 euros) al no considerarse culpable de la situación de quiebra que derivó en la entrada en concurso de acreedores. La administración municipal desestima esta otra alegación y señala que la garantía se incauta “por el simple hecho de la ruptura del contrato por causas imputables al contratista, con independencia de que existan o no daños y perjuicios que indemnizar”.

Tras la resolución del contrato, el mantenimiento de aceras de la zona sur de la ciudad está de nuevo en fase de licitación. La peatonalización de la calle San Leopoldo continuó el lunes y la humanización de la calle Aguillón y la reparación del muro y sustitución de la barandilla en la plaza Pinos, se retomarán en los próximos días. Solo está paralizada la instalación de aceras y la reordenación del aparcamiento en la avenida de Oza.

Compartir el artículo

stats