Kiosco

La Opinión de A Coruña

Diez años de la apertura del puerto exterior: tres cuartas partes de los muelles permanecen sin inquilinos

La superficie entregada a empresas subió de 158.000 metros cuadrados en 2017 a “unos 250.000” según el Puerto, un aumento del 58% | El 77% de las concesiones de Batería, Calvo Sotelo y San Diego caducan este año o el que viene

Muelles del puerto exterior de punta Langosteira, en marzo de este año. | // LA OPINIÓN

El puerto exterior cumplirá este mes de septiembre diez años desde su inauguración oficial, pero la mayoría de su superficie permanece sin uso. De acuerdo con un informe de auditoría solicitado por la comisión que supervisa el cumplimiento de las obligaciones financieras de la Autoridad Portuaria, en junio del año pasado punta Langosteira contaba con algo más de 886.000 metros cuadrados disponibles para su aprovechamiento comercial, y las concesiones solo ocupaban unos 226.000, esto es, el 25,51%. Fuentes de la Autoridad Portuaria señalan que actualmente se rondan los 250.000, con lo que todavía seguiría sin uso el 72%.

Sí es cierto que ha habido una tendencia positiva en los últimos años, ya que desde 2017, además de una pequeña disminución de la superficie concesionable, fue subiendo la ocupación. En 2017 eran unos 158.000 metros, el 17,7% de los terrenos disponibles, que pasaron al año siguiente a casi 162.500 y en 2019 a más de 172.000. El incremento se acentuó en 2020, cuando se superaron los 198.000 metros ocupados.

Según refleja el informe de la comisión de seguimiento, visto en el consejo de administración del Puerto del pasado martes, el aumento entre 2017 y mediados de 2021 ha sido del 43,1%. Hasta los 250.000 metros actuales sería del 58%.

El informe refleja también que la mayor parte de las nuevas autorizaciones y concesiones en punta Langosteira se otorgan por “breves periodos de tiempo” para el depósito de mercancías. De las 42 solicitudes recibidas en el primer semestre del año pasado, el 83% correspondían a este perfil, que no incrementa la superficie ocupada a largo plazo.

Punta Langosteira irá incrementando su actividad a medida que se trasladen empresas que todavía permanecen en los muelles interiores, pero el proceso de trasvase va con retraso. Repsol, empresa crucial del tráfico, debería estar trabajando punta Langosteira desde abril de 2018, pero el final de su poliducto al puerto exterior se prevé para este verano. En marzo Terminales Marítimos de Galicia anunció que dejaría sus instalaciones en el muelle Calvo Sotelo, si bien, además de 42.000 metros cuadrados en el puerto exterior, mantiene una concesión en el muelle del Centenario, también interior, ampliada hasta 2029.

Entre los proyectos para potenciar punta Langosteira se encuentra Green Port, una decena de iniciativas empresariales presentada a los fondos Next Generation para crear un “polo industrial energético” en base a energías verdes, o la idea de crear un centro industrial para fabricar estructuras para parques eólicos, promovida este mes por la Autoridad Portuaria en el encuentro Wind Europe de Bilbao.

Otro proceso crucial para dar vida al muelle y largamente retrasado es la construcción de la vía férrea que le dé servicio, una obra que se prevé que arranque este año y termine en 2026, catorce años después de la entrada en servicio oficial de los muelles.

Fin de 31 concesiones

Un informe de auditoría de Puertos del Estado, parte también de la documentación que revisó la comisión que supervisa las finanzas del Puerto, contabilizó el año pasado 46 concesiones vigentes en los muelles de Batería, Calvo Sotelo y San Diego, que la Autoridad Portuaria pretende vender después de que finalice la extinción de los usos portuarios.

Descontando las que debían finalizar el año pasado, los muelles interiores mantienen 31 concesiones, de las que 24, el 77,4%, deben finalizar este año o el que viene. Todas, salvo una de Calvo Sotelo, en San Diego.

En 2024 se prevé que se extinga otra en San Diego, mientras que en 2025 y años siguientes desaparecerán tres en ese muelle, una en batería y dos, las de Tudela Veguín y Galigrain, en Calvo Sotelo.

Marea y BNG ven irreal la nueva tasación de San Diego


Marea Atlántica y el BNG criticaron ayer la nueva valoración encargada por el Puerto de los ingresos que se podrían obtener por los muelles de San Diego, considerándola sobrevalorada. La empresa privada Valmesa tasa el valor en 254,7 millones para 2026, mientras que un cálculo anterior, realizado por la sociedad pública Segipsa y que caducó el año pasado, valoraba los terrenos en 126 millones, menos de la mitad. Marea calificó este nuevo precio de “fantasía” y cree que refleja “el peso de una deuda en condiciones de usura”, en referencia a la que arrastra el Puerto por la construcción del muelle de punta Langosteira. El grupo convocará a la Comisión Especial do Bordo Litoral para preguntar por el tema. El BNG cree que la valoración se corresponde con “pensar en clave de pelotazo inmobiliario”. Los grupos piden condonar la deuda del Puerto y se oponen pagarla con la venta de los muelles. De acuerdo con la Autoridad Portuaria, este cálculo se corresponde “con los usos que recoge el Plan General [de Ordenación Urbanística, que regula lo que se puede hacer con los terrenos en el municipio], que ahora mismo es el documento vigente. Como se hace en cualquier tasación”. En cuanto al encargo de tasación, señala que se hizo porque la vieja estaba caducada y “cualquier entidad tiene que tener sus activos valorados”.

Compartir el artículo

stats