Kiosco

La Opinión de A Coruña

El Concello amplía hasta finales de mayo el uso de cámaras del 092 para vigilar el ocio nocturno del Orzán

Los policías no necesitaron grabar incidentes ni hacer detenciones en abril | Los vecinos se reúnen en breve con Seguridad Ciudadana

Un furgón del 092 en los jardines de Méndez Núñez. VICTOR ECHAVE

Los policías locales seguirán llevando cámaras móviles acopladas a sus uniformes a la altura del pecho durante el mes de mayo en sus labores de patrullaje nocturno en la zona de ocio del Orzán. El Ayuntamiento volvió a pedir permiso a la Subdelegación de Defensa para poder prolongar su uso, que comenzó el mes pasado a partir de la Semana Santa, y se le ha concedido, apuntan fuentes municipales.

Ninguno de los nueve agentes del 092 que llevaron estos aparatos hasta el 30 de abril se vio en la necesidad de hacer grabaciones durante algún incidente o situación de riesgo en la zona, un recurso para el que estaban autorizados solo en caso de peligro. Tampoco practicaron detenciones, señalan las mismas fuentes, que explican que el efecto disuasorio de las cámaras, sobre las que los policías pueden informar a los ciudadanos, ha animado al Concello a solicitar una nueva autorización por otro breve periodo de tiempo.

La utilización de estas cámaras portátiles es una de las medidas tomadas por el Gobierno local para reforzar la seguridad en el Orzán después de las reiteradas quejas de los vecinos por altercados e incidentes ruidosos en las calles y en el exterior de los locales de hostelería. Las molestias sufridas llegaron hasta la Valedora do Pobo, que instó al Concello a adoptar soluciones. Ello motivó que en marzo el Gobierno municipal reforzase las patrullas nocturnas —también lo hizo el 091— para vigilar el ocio en la zona de madrugada. El uso de los aparatos electrónicos posteriormente no supuso una reducción del número de efectivos policiales en el turno de noche.

Esta es la primera vez que el Ayuntamiento usa estas cámaras móviles, que se acoplan de forma visible en el pecho de los agentes y se activan para grabar solo en situaciones conflictivas, de peligro o de resistencia a los policías. Las grabaciones se descargan después y se ponen en conocimiento de las autoridades policiales; si el caso lo requiere, pueden ser utilizadas como pruebas.

Los vecinos afectados, representados por la asociación Ensenada do Orzán, pusieron en duda la eficacia de las cámaras y demandaron acciones más insistentes en el control de la zona y sanciones severas contra las personas que perturban su descanso. Tras la implantación de estas medidas, los residentes están citados esta semana a una reunión con el responsable de Seguridad Ciudadana, Juan Ignacio Borrego, para analizar la situación en su barrio.

Consultados por este periódico, los vecinos señalan que hay aspectos sobre los que aún no se han visto soluciones, como ruidos delante de algunos establecimientos y peleas más allá de la hora del cierre. También apuntan que la Policía Local ha realizado alguna medición de sonido en el interior de viviendas por la presencia de gente en la calle. De estos detalles hablarán en la próxima cita con el concejal.

Compartir el artículo

stats