Kiosco

La Opinión de A Coruña

Los vecinos de Eirís y Marea critican los efectos ambientales y urbanísticos en sus alegaciones al plan de accesos al hospital

Critican su “contradicción” con la rebaja de edificabilidad prevista en la zona y demandan mejorar la movilidad

Pasarela y viales de acceso al hospital de A Coruña. Víctor Echave

El grupo municipal de Marea Atlántica y la asociación vecinal Uxío Carré de Eirís se han sumado a los vecinos de Oza Gaiteira Os Castros como alegantes a la evaluación de impacto ambiental por vía urgente del proyecto de mejora de los accesos viarios al hospital de A Coruña tramitado por la Xunta. Las alegaciones presentadas, referidas a aspectos urbanísticos, patrimoniales y medioambientales, defienden que el proyecto sea sometido a una evaluación ambiental ordinaria.

Marea critica el impacto visual de la propuesta, un “enlace en diamante” con una glorieta elevada y varios viales sobre la AC-12 y un vial perimetral en torno al futuro complejo sanitario; considera que no mejora la movilidad en la zona ni para los accesos al hospital; y advierte de que “entra en conflicto con el proyecto de reducción de edificabilidad en el entorno de la ría”, al que Marea también ha presentado alegaciones.

El grupo también alerta de que el plan de la Xunta es contrario a los principios de adaptación al cambio climático y no contiene un estudio sobre los efectos de la iluminación y del ruido del tráfico en el núcleo de As Xubias, en el que destacan que habrá afecciones en el pazo de Guyatt y en las casas tradicionales marineras.

Los vecinos de Eirís, quienes desde que se dio al conocer la ampliación del hospital protestaron sobre todo por las expropiaciones que conllevaría en la zona, alegan también con la evaluación ambiental por la vía rápida. “El hospital será un monstruo de hormigón el doble de grande que el actual y rodeado de viales en altura en lo alto de un monte. Un monstruo que se llevará por delante 28 viviendas, restos arqueológicos, la laguna del parque de Eirís y parte del parque”, denuncian los vecinos en un texto.

Los vecinos de Os Castros han difundido sus propias alegaciones, que en parte coinciden con las de Marea y el colectivo de Eirís. Se oponen al diseño de los viales porque creen que no garantiza una alternativa al transporte público local y metropolitano para el acceso a los edificios, no proporciona una solución a la retirada de la pasarela peatonal sobre la AC-12 desde Servisa al hospital de San Rafael y no alude a los efectos de los accesos sobre el carril bici. Critican además la “desproporcionada ausencia de zona verde en el conjunto”.

Compartir el artículo

stats