Kiosco

La Opinión de A Coruña

El Concello rechaza la nueva rotonda elevada de acceso al Chuac por su gran impacto

Propone llevar la glorieta hacia el hospital y construir un puente similar al actual

Imagen virtual accesos CHUAC Imagen virtual accesos CHUAC

El informe realizado por el Concello sobre el proyecto de los nuevos accesos al Hospital Universitario considera que la propuesta seleccionada por la Xunta para entrar al complejo desde la avenida de A Pasaxe, adelantada por LA OPINIÓN hace un mes, es “la que más impacto produce sobre el paisaje urbano y el patrimonio cultural”. Los técnicos municipales proponen trasladar a la zona del hospital la rotonda para que el acceso se haga mediante un “puente sencillo sobre la carretera, de forma semejante al existente”. Según afirman, al tener “una presencia menor sobre la ría de O Burgo, tendrá un menor impacto visual en el paisaje”.

Imagen virtual del vial que rodeará el Hospital. La zona marcada es el relleno de tierra que para el Concello creará una barrera visual. La Opinión

También detalla que tendrá menos afección sobre los elementos patrimoniales protegidos en la zona. Sobre el relleno de tierra del vial que rodeará el hospital, propone sustituir el relleno de tierra por pilares donde sea posible, al entender que esta solución es “más permeable desde el punto de vista visual y de la movilidad”, al tiempo que favorecerá el soleamiento.

El diseño planteado es un enlace con forma de diamante y con una glorieta elevada que para el Concello no está justificado porque al centrarse sobre ese último elemento “se incrementa de modo notable su percepción visual, tanto desde la propia carretera como desde su entorno próximo y alejado”.

El Gobierno local pretende llegar a un acuerdo con la Xunta, con cuyos responsables mantuvo ya un primer encuentro, sobre el diseño de los nuevos accesos con el fin de reducir su impacto.

Los técnicos municipales destacan que el anillo sur de circunvalación del hospital “generará un fuerte impacto visual y de movilidad” a causa del tramo que discurrirá sobre un relleno de tierra, ya que la elevación que creará a sus dos lados “supondrá una fuerte barrera visual para las construcciones limítrofes”, puesto que destaca que su altura “será el equivalente a un bloque de unas cuatro o cinco plantas de altura”.

También apunta que impedirá “una posible movilidad transversal” y originará “un empeoramiento del soleamiento de los terrenos y construcciones”.

Otro problema apreciado por el Concello es que la rotonda elevada necesitará de apoyos que afectarán al muro de piedra del Pazo do Inglés en As Xubias, aunque admite que el proyecto prevé medidas para minimizar el impacto.

Sobre el impacto paisajístico de la glorieta, se indica que la memoria de la Declaración de Evaluación Estratégica presentada por la Xunta “no prevé suficientes medidas compensatorias o correctoras con respecto a la importante afección que genera” y echa en falta la inclusión de un estudio de impacto e integración paisajística.

Compartir el artículo

stats