Kiosco

La Opinión de A Coruña

Accidente del 26 de marzo en la refinería: Los operarios abrieron sin permiso la tapa de una tubería

Los trabajadores, uno de los cuales falleció, inhalaron gas sulfhídrico | El informe no atribuye la responsabilidad del siniestro a ninguna de las partes implicadas

Concentración de trabajadores, convocada por el comité de empresa en la puerta de la refinería tras el accidente. Arcay/Roller Agencia

El accidente ocurrido en la refinería el 26 de marzo que costó la vida al trabajador Unai Martínez se produjo por la apertura de la tapa de una tubería por parte de los dos operarios de la empresa auxiliar que trabajaban en ese lugar, lo que hizo que inhalaran ácido sulfhídrico. El informe de la comisión de investigación hecho público este jueves por Repsol señala que el permiso de trabajo del que disponían los trabajadores “sólo autorizaba la tarea de engrasado (suavizado) de pernos, pero no permitía la apertura de tapas, por lo que se produjo una apertura no autorizada de una tubería de proceso”.

El documento recuerda que el operario más afectado falleció el día 29, mientras que su compañero tuvo que ser hospitalizado y en la actualidad se encuentra ya de alta laboral. Sobre el accidente, detalla que la tubería en la que trabajaban estaba fuera de servicio por la parada técnica que realizaba la refinería pero que “contenía restos de gas de proceso en su interior” y, además, “todavía no se habían emitido los permisos de trabajo necesarios para la preparación de la tubería” previos a la limpieza que debía efectuarse.

El informe concluye que “no se siguieron las normas y procedimientos establecidos” y que se incumplió “el protocolo de parada y la norma de permisos de trabajo, pues no estaba autorizaba la apertura del equipo”, aunque no atribuye a ninguna parte —Repsol, auxiliares, trabajadores de la refinería y de las subcontratas— la responsabilidad del accidente, que también es investigado por un juzgado coruñés. La comisión de investigación acordó reforzar la formación y la verificación del aprendizaje por los trabajadores de las normas y procedimientos.

El texto fue entregado a los representantes sindicales de la refinería, que también formaron parte de la comisión de investigación, aunque los de CIG y USO rehusaron firmarlo. El sindicato nacionalista, que tiene el mayor número de miembros del comité, califica el informe de “incompleto y para nada concluyente, ya que no profundiza en las causas estructurales que provocaron el accidente”.

La CIG considera además que en la investigación “solo se ponen de manifiesto los errores humanos sin asumir por parte de la empresa que es lo que provoca esta toma de decisiones”. También estima que “queda patente la falta de un seguimiento exhaustivo en la formación impartida a las empresas auxiliares” .

“No explica quién incumplió los protocolos”

La CIG prevé realizar un informe propio sobre el accidente del 26 de marzo al no compartir el redactado por la comisión de investigación. Para el portavoz de este sindicato en el comité de empresa de la refinería, Ventura Agis, ese documento “no es capaz de explicar quién cometió los incumplimientos del protocolo y lo descarga sobre el conjunto de los trabajadores, sea los de la empresa principal o los de las auxiliares”. Señala como origen del accidente el “problema estructural de formación, precarización y sobrecarga de trabajo de las contratas”, así como la supervisión del trabajo de estas empresas, actividad sobre la que denuncia que “cada vez se externaliza más” a pesar de que es una responsabilidad de Repsol. Agis entiende además que habría que modificar el protocolo de actuación de la ambulancia de la refinería porque no dispone de servicio médico durante 24 horas, ya que este servicio solo se mantuvo durante la parada técnica.

Compartir el artículo

stats