Kiosco

La Opinión de A Coruña

Los promotores ultiman el plan de urbanización del polígono de Visma, previsto para 3.000 pisos

El Concello revisa el proyecto que dotará de infraestructuras al nuevo barrio E El Gobierno local aprobó en marzo la distribución de las fincas y los gastos que afrontará cada propietario E Metrovacesa construirá 567 viviendas

Vista de los terrenos del polígono de Visma, en el que se construirán más de 3.000 viviendas. Carlos Pardellas

El mayor de los polígonos residenciales previstos en la normativa urbanística coruñesa —el de San Pedro de Visma, donde se prevé la construcción de más de 3.000 viviendas— avanza hacia el inicio de su construcción, ya que los promotores esperan a que el Concello dé el visto bueno al plan de urbanización presentado. Los técnicos municipales examinan el documento que detalla el plan para dotar a la zona de todas las infraestructuras necesarias, después de que la Junta de Gobierno Local aprobara el pasado 16 de marzo de forma definitiva el proyecto de compensación, que establece la distribución del suelo que le corresponde a cada propietario y la aportación económica que debe hacer cada uno de ellos a las obras de urbanización.

El volumen de esta actuación queda reflejado en el hecho de que la empresa con mayor cantidad de suelo en Visma, la inmobiliaria Metrovacesa, acaba de notificar a las autoridades bursátiles la aprobación del proyecto de compensación, ya que podrá levantar en el suelo de su propiedad 567 viviendas, casi 200 más que las que se edificarán en As Percebeiras, polígono en el que esta misma empresa es también la mayoritaria.

Además de Metrovacesa, en esta iniciativa están presentes otras compañías nacionales, como Altamira, la inmobiliaria del Banco Santander, además de empresas locales, como Anjoca, Isoman, Freire e Hijos y Llaco, así como numerosos pequeños propietarios vinculados al núcleo tradicional de San Pedro de Visma.

El elevado número de miembros de la junta de compensación, que agrupa a todos los propietarios de suelo en el polígono, es una de las razones que ha demorado esta iniciativa urbanística a lo largo del tiempo, ya que ha sido necesario identificar la propiedad de todas las parcelas y llegar a un acuerdo con todos los implicados en el proyecto.

Cuando en 2011 se aprobó inicialmente el proyecto de compensación y todo parecía dispuesto para el comienzo de las obras al cabo de poco tiempo, la Dirección Xeral de Patrimonio ordenó la protección de la llamada Fuente de los Frailes, la construcción del siglo XVIII que protege el manantial del que partía la conducción de agua a la ciudad a través del acueducto cuyos últimos restos son visibles en el paseo de los Puentes.

Nueva parcela

Esta decisión obligó a modificar el plan general en ese lugar mediante un acuerdo de 2013 mediante el que se creó una nueva parcela de 506 metros cuadrados de superficie a la que se calificó como espacio libre público. Dentro de esa finca se encuentra la fuente y su propietaria es la Xunta, al ser la administración con competencias en materia de patrimonio.

La creación de esa parcela obligó a modificar la distribución del polígono que se había elaborado hasta ese momento, a lo que se sumaron los errores apreciados en la documentación presentada, que hicieron necesarias las correcciones que se introdujeron en la documentación del proyecto de compensación. El Concello, por su parte, desestimó las alegaciones presentadas por cinco propietarios de suelo en el polígono.

Veinticuatro años de trámites para poder construir

La gestación del polígono de Visma ha requerido hasta ahora del paso de 24 años, ya que fue en octubre de 1998 cuando se aprobó el plan general que delimita el suelo urbanizable en ese sector. En febrero de 2002 se dio luz verde al plan parcial del polígono y en abril de 2005 a una modificación del mismo documento.

El pleno municipal aprobó de forma definitiva el plan parcial en junio de 2008, pero hubo que esperar a marzo de 2011 para que la Junta de Gobierno Local aprobase el proyecto de compensación, que quedó paralizado dos meses después ante la protección concedida a la Fuente de los Frailes. Los promotores presentaron una propuesta de traslado de ese elemento, que fue rechazada, por lo que en 2013 hubo que cambiar el plan general. El pasado marzo el proyecto de compensación recibió la aprobación final y ahora está pendiente el de la urbanización del polígono.

Compartir el artículo

stats