Kiosco

La Opinión de A Coruña

Encuentro de alcaldesas en A Coruña

Cuando el bastón lo empuñan ellas

Alcaldesas de distintas localidades y mujeres en cargos de responsabilidad participan en ‘O poder de facer as cousas ben’

La periodista Marta Fernández, y las alcaldesas de Sabadell, Cartagena, Castellón, Barakaldo, Alcorcón y Allariz, durante uno de los coloquios del encuentro. | // CARLOS PARDELLAS

Ahora, el bastón, lo empuñan ellas. En muchas ocasiones, han sido necesarios más de 30 años de democracia para que las puertas de las casas consistoriales se abriesen para las mujeres. Y, a veces, ni siquiera eso ha sido suficiente. Solo el 20% de las alcaldías de los municipios del país están ocupadas por mujeres, pero, aun así, las que ostentan la distinción llevan con orgullo, seguridad y empoderamiento ese estandarte.

Son conscientes de lo que costó que pudiesen ocupar el sillón de primera edila, y lo fácil que es dar pasos hacia atrás hacia esa anomalía que representaban los consistorios sin mujeres. “No puede ser que no tengamos representación en la administración más cercana a la gente. A la hora de hacer las listas hay medidas correctoras para que exista esa paridad, pero el problema está en las cabezas de lista”, reconoció la alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés, (PSOE) que abrió este jueves el panel de la tarde del encuentro O poder de facer as cousas ben.

La iniciativa, promovida por el Concello, y con la regidora coruñesa, Inés Rey, como anfitriona, reunió en la ciudad a alcaldesas de distintas localidades de España junto a mujeres en diversos cargos de responsabilidad para conversar sobre sus roles y acciones al frente de los ejecutivos, especialmente aquellas que puedan repercutir en el fomento de la igualdad. Aunque a veces les cueste sudores y quebraderos de cabeza. “Hay ciudades que no han tenido nunca una alcaldesa. Yo llegué a la Alcaldía después de un proceso de escucha. La igualdad no tiene que ser una materia aislada, tiene que ser el eje transversal de todas las áreas”, apremió la alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo (PNV).

Inés Rey, junto a la ministra Isabel Rodríguez y el delegado del Gobierno, José Miñones. | // CARLOS PARDELLAS

Como ella, la mayoría de las regidoras presentes en el encuentro fueron las primeras en ocupar su puesto en los Ayuntamientos. Lo hicieron, como bien recordaron, tras superar muchos escollos y tumbar muchos prejuicios surgidos a veces, incluso, desde dentro de sus propios partidos. Lo sabe Marta Farrés, (PSOE) al frente de la alcaldía de Sabadell desde 2019, que tuvo que pagar ciertos peajes por su juventud. “Cuando me presenté, un compañero de partido me sugirió que llevase de número dos a un nombre mayor, según él, para que me diese solvencia. Me dolió, y más viniendo de alguien de mi partido”, reflexionó en el encuentro, moderado por la periodista Marta Fernández.

Hablaron de perseverancia, esfuerzo y techos de cristal, como los que se rompen en Castellón, que cuenta con alcaldesa, fiscal general, rectora y presidenta de la Cámara de Comercio, tal y como recordó su primera edil, Amparo Marco (PSOE), que señaló, sin embargo, que “las mujeres todavía nos seguimos llevando la peor parte: durante la pandemia, con los cuidados y hasta en los ERTE”.

21

Políticas de España debaten en A Coruña sobre el papel de las mujeres en los gobiernos locales Víctor Echave

Hablaron de respeto, entendimiento y causas comunes, como ocurre en Cartagena, donde su regidora, Noelia Arroyo, del Partido Popular gobierna codo con codo con una vicealcaldesa socialista. Algo que juzga imposible si su segunda de abordo en el consistorio hubiese sido un hombre. “Ha requerido de mucho respeto, generosidad y de interponer Cartagena a nuestros intereses partidistas y personales. Hemos sido capaces de pactar a la alemana para alejar a la ciudad del odio, el enfrentamiento y la parálisis, y de centrarnos más en lo que nos une que en lo que nos separa”, explicó.

La alcaldesa de Allariz, Cristina Cid (BNG) recordó que, a pesar de ser representante de una corporación municipal paritaria, el trato no siempre es el mismo por parte de los actores locales cuando quien se sienta al frente es un hombre. “A veces tienes la sensación de que te dejan estar, de que estás ahí por eso y no porque te hayan escogido. Se nota sobre todo en la actitud que muestran en cuestiones más técnicas, policiales o urbanísticas”, reflexionó. Una sensación que el resto de participantes reconocieron como propia, y que trabajan por combatir desde sus posiciones, cualesquiera que sean dentro del espectro político.

El acto se completó con la presencia de figuras de la política como la exministra Carmen Calvo, la ministra y portavoz del Gobierno Isabel Rodríguez, la conselleira María Jesús Lorenzana, que cerraron el encuentro.

Compartir el artículo

stats