El Concello instaló ayer la primera parada de bicicletas eléctricas de la ciudad. La base, ubicada frente a la Fundación Barrié, en el Cantón, tendrá que esperar todavía unos días más para exhibir los nuevos diseños de bicicletas, que serán azules como las no eléctricas. La gran diferencia, además de su funcionamiento, es el color del vinilo que adorna las ruedas traseras y un medidor del estado de la batería.