Miles de visitantes cerraron este domingo la convención de Expotaku. Tres días de la feria sobre cultura japonesa y videojuegos que ha atraído a miles de visitantes de todas las edades a Expocoruña a lo largo del fin de semana. El alma de la feria estuvo, principalmente, en los expositores pequeños. Muchos artistas, tanto locales como que todo el país, encuentran su forma de darse a conocer con sus diseños y productos hechos a mano.

La gran afluencia de gente, sobre todo en la tarde del sábado, animó a los artistas. “No paré de vender ayer, sobre todo chapas, pegatinas y llaveros”, comenta Bárbara Plasencia, ilustradora bajo el seudónimo de Blue Rose. Llaman mucho la atención los productos artesanales relacionados con las franquicias de éxito del manga, el anime y videojuegos. “Tengo pegatinas de Animal Crossing, de Genshin Impact y Five Nights at Freddy’s; y también cuatro prints, un par originales y otros dos de Jujutsu Kaisen y Kimetsu no Yaiba”, indica otra dibujante, Uxía Cotelo, desde su mesa.

Los artistas coruñeses celebran el éxito que ha tenido todo este fin de semana. “Muchos adolescentes se sienten muy a gusto en un ambiente de frikismo y cultura otaku”, opina Dante de la Fuente en su puesto de figuras de pixel art basadas en personajes de Pokémon y otros videojuegos de Nintendo. También le llama positivamente la atención las visitas de familias enteras. “El manga puede meter a la gente joven en la lectura y que sea un puente para consumir más cultura”, añade. Lo que más valoran de este tipo de eventos es la comunidad que se forma y que acoge. “Antes te miraban mal si decías que ibas a venir a un evento otaku, ahora la gente se interesa por ir y conocer cosas nuevas como el cosplay”, valora Laura Tasende, colaboradora de la organización de Expotaku.

También fue una oportunidad de negocio para algunos comercios locales. En Alita Comics estaban muy satisfechos con la afluencia de gente que tuvieron en su puesto de venta. Los mangas más vendidos fueron “Tokyo Revengers, la nueva edición de Evangelion y Kimetsu no Yaiba”, señala Cristina Navarro, dependienta de Alita.

Después de las compras, la oferta de actividades fue muy variada. Desde clases de iniciación al judo del Judo Club Shiai hasta combates con espadas láser de la escuela Ma Tsun Kuen, de Cambre. También ofrecieron charlas creativas, horóscopos de la suerte, partidos de jugger y quidditch y números de baile en grupo con canciones de K-pop. Los más beligerantes se atrevieron con partidas de láser tag y duelos de sumo con trajes especiales.

La feria ha atraído a figuras de referencia en el arte relacionado con la cultura otaku. Una de las más llamativas fue la presencia de la artista valenciana Shaun Elay. Es una ilustradora única en el mundo por hacer ilustraciones en negativo en vivo. Utiliza los colores contrarios a los que se deben y “con una aplicación móvil que invierte los colores, se ve la ilustración original”, explica. Dedicó el fin de semana a demostrar su habilidad pintando una obra en directo, que luego puso a la venta a un precio de 200 euros. “La gente es muy amable, se interesan, preguntan mucho y no te ponen en cuestión ni tratan de desacreditarte”, agradece Shaun Elay.

La originalidad en la forma de hacer dibujos ha sido uno de los fuertes de los artistas que se reunieron en Expocoruña. El artista madrileño Juapi tenía a la vente sus pinturas realizadas con café. Tras un accidente que le obligó a estar de baja, decidió probar a trabajar sus diseños con café, que enseguida tuvieron una gran acogida entre sus seguidores. Lleva ya seis años pintando con este estilo que “es como si fuese una acuarela, pero tiene que trabajarse de oscuros a claros”, explica. Por su expositor desfilaron curiosos atraídos por su cuadro con personajes de Dragon Ball.