Kiosco

La Opinión de A Coruña

El juez ratifica la cesión de viales de la avenida del Ejército a la que se oponían los vecinos

Desestima el recurso de la comunidad de propietarios de los números 18-36, que alegaba que el procedimiento por el que se ejecutó la cesión del terreno le había causado indefensión

Los viales que tenían el acceso restringido por una barrera en la avenida del Ejército. | // LA OPINIÓN

El magistrado del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 1 de A Coruña ha desestimado el recurso interpuesto por la comunidad de propietarios de las viviendas de la avenida del Ejército 18-36 contra el acuerdo en el que el Concello aceptó la cesión gratuita de parte de los viales de la manzana por parte de su titular, el Estado.

La comunidad entendía que el procedimiento no se había realizado correctamente y que eso les había causado indefensión, un extremo que el magistrado desestima y, por ello, condena a los vecinos a pagar las costas del pleito, con un límite de 700 euros por cada una de las partes personadas. Contra esta resolución cabe todavía recurso de apelación ante el mismo juzgado en el plazo de quince días.

El magistrado considera que el procedimiento por el que se ejecutó la cesión gratuita de una parte de los viales de esta manzana, que estaban cerrados al uso público con una valla antes de este trámite, se realizó correctamente y que la parte demandante no acredita la indefensión en su escrito. Aclara, además, que no entra a decidir sobre la titularidad de los terrenos, ya que eso, según consta en la sentencia, ha de dirimirse en un procedimiento civil y no en un juzgado de lo Contencioso-administrativo. “En el caso que nos ocupa, el objeto del litigio no es la titularidad de una vía o parcela, sino la legalidad de un concreto acto administrativo”, indica en el texto.

Esta pugna entre el Concello y los vecinos de la avenida del Ejército desde el número 18 al 36 se inició en julio de 2020, cuando el Gobierno local decidió retirar la valla que impedía el paso a los vecinos a este grupo de viviendas, que fueron promovidas a precio tasado en 1956 para los trabajadores del puerto. A partir de la retirada de la valla, cualquier conductor podía aparcar su vehículo en estos viales que, hasta aquel momento, habían sido de uso exclusivo de los residentes en esta manzana. Un mes después, en agosto, la Junta de Gobierno local aceptó la cesión gratuita de una porción de los viales de esta urbanización, que eran propiedad de la Administración General del Estado.

“Las denuncias sobre una pretendida indefensión por diferencias entre el expediente administrativo conocido por la parte actora en sede administrativa y el remitido a este juzgado ni se concretan, ni menos aún se acreditan, ya que la pretendida discordancia no es tal como se acredita por la administración demandada, ni se alega y razona cuál sería la concreta indefensión generada”, según consta en el fallo. El magistrado indica también que “no se comprende cuál pueda ser la ilegalidad que vicie el acto administrativo de aceptación. Es por estas razones por las que desestima íntegramente el recurso presentado por la comunidad de propietarios.

Los residentes en la zona denunciaron en su momento que la retirada de la barrera se había realizado durante el estado de alarma y también que no se les había notificado correctamente la actuación al haber utilizado el Ayuntamiento un correo electrónico “inexistente”. Ya desde diciembre de 2019, antes de que se declarase la pandemia, había requerido a la comunidad de propietarios que eliminase la barrera y dejase libre el paso a vehículos y peatones.

Los vecinos indicaron a este diario que, al haberle comunicado al entonces concejal de Urbanismo, Juan Díaz Villoslada, que no habían recibido los requerimientos, el Concello les había anulado la sanción que les había impuesto y eximido de los costes de la retirada de la barrera metálica.

El Concello anunció también que, una vez que fuese titular del suelo, desarrollaría un proyecto para esa zona.

Compartir el artículo

stats