Kiosco

La Opinión de A Coruña

Estos son los sectores que más ha hecho sufrir la pandemia en A Coruña

La hostelería tuvo una rentabilidad negativa del 7,2% en 2020, la más baja de todos los sectores

Terrazas en la Marina en mayo de 2020, el primer día de su reapertura. | // CARLOS PARDELLAS

En 2019, un total de 174 empresas de hostelería coruñesas figuraban en el listado Ardán de las mayores empresas gallegas. Un año más tarde, según el listado actualizado por la Zona Franca de Vigo, habían bajado a 134, una caída de casi el 25%. Además, la rentabilidad media había pasado de ser positiva, del 5,3%, a manifestar pérdidas netas, del -7,2%.

El de la hostelería es el desplome de rentabilidad más importante, y el descenso de sociedades más alto, de entre los 19 grandes sectores que distingue la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) y que tienen representación entre las principales empresas coruñesas. Se fundamenta en una de las mayores caídas de facturación, del 33,7%, y en que ya era de las actividades económicas menos rentables.

La rentabilidad aumentó un 50% en las empresas dedicadas a actividades financieras y de seguros.

decoration

Pero los malos resultados fueron generales en toda la economía coruñesa, y la rentabilidad cayó, en total, una media del 29,2% entre las más de 2.100 empresas estudiadas. La mayoría de los sectores evitaron los números rojos, pero el parámetro bajó un 20,4% en la industria, mientras que el descenso en la construcción fue de un 23,5% y en el transporte y almacenamiento de un 15,8%.

La rentabilidad media, de hecho, solo subió en seis sectores. El más importante es el que agrupa al comercio al por mayor y menor y la reparación de vehículos, en la que se mantuvo en torno al 5%. En las empresas de información y comunicaciones la rentabilidad subió muy levemente hasta el 13,9%. Hubo, eso sí, un salto en las empresas dedicadas a actividades financieras y de seguros, en la que la rentabilidad subió un 50%, y pasó del 6,2 al 9,3%.

Aumentaron ligeramente las sociedades de este sector entre las principales empresas gallegas (pasaron de 39 a 40), si bien el mayor incremento de sociedades se dio en las actividades profesionales, científicas y técnicas. Pese a las que la rentabilidad bajó del 10 al 7,8%, siguió en números negros y el número de sociedades del sector, que grupa desde contadurías a bufetes de abogados y empresas de ingeniería, creció de 263 a 282. Las empresas dedicadas a la electricidad y energía, pese a que su rentabilidad bajó un 29%, pasaron de 20 a 24, y las inmobiliarias de 88 a 95. El resto de sectores aguantaron o cayeron.

La rentabilidad también creció en dos sectores minoritarios. Uno es el de las industrias extractivas, donde pasó del 4,4 al 5,5%. En las empresas de aguas y saneamiento la rentabilidad media fue ligeramente negativa en 2019, -2,8%, debido a los malos resultados de Utramic. En 2020 se pasó al 5,4%.

Ocio y arte, en números rojos

En cuatro sectores la crisis de actividad generada por el coronavirus llevó a promedios de rentabilidad negativos. Este caso se dio en las empresas del sector primario, muchas de ellas de pequeño tamaño y escasa facturación ya antes de la crisis. y entre las que predomina la pesca marina, seguida de las actividades relacionadas con la ganadería. Ya antes del coronavirus las empresas coruñesas del sector tenían una rentabilidad baja, del 2,1%, y esta descendió al -0,1% en 2020.

El Real Club Deportivo mantuvo una rentabilidad del 8,7%.

decoration

Pero la mayor caída, tras la hostelería, se dio en las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento, que pasaron del 9 al -0,6% de rentabilidad, además de desaparecer varias del listado: en 2019 eran 62, y, un año después, 58. Entre estas se encuentran algunas salas de música, como la sociedad que gestiona Pelícano, pero también empresas de juego (algunas en números negros pese a la crisis, otras, como el Casino, en rentabilidades negativas). A ellas se suman gestoras de gimnasios y el Real Club Deportivo, que mantuvo una rentabilidad del 8,7%.

Las empresas de servicios variados, desde peluquerías a relojeros o pompas fúnebres, pasaron de una rentabilidad del 8,4 a una del -0,7%, si bien se mantuvo el número de sociedades coruñesas en el listado de mayores empresas, 25. Finalmente, la Cámara Oficial Mineira, la única del apartado de actividades vinculadas a la Seguridad Social, pasó de una rentabilidad del 3,7 al -0,6%. Vivió la mayor caída de facturación de todos los sectores, cerca del 50%.

Las inmobiliarias facturan más

En cuanto a la facturación, la caída fue generalizada en 2020. En el conjunto de las empresas coruñesas cayó un 9,5%, si bien en parte porque las presentes en el listado bajaron de 2.176 a 2.124. Pero este parámetro mide ingresos brutos, y no asegura beneficios si los gastos son más altos que esto. Así el sector con mayor repunte de facturación medio, con un 11,5%, fue la educación, pero la rentabilidad bajó un 41%.

Le siguen las inmobiliarias, que ingresaron un 10,1% más, pero con un descenso de la rentabilidad del 26,6%. También aumentaron los ingresos de las empresas de actividades profesionales (un 6,5%), y los de las extractivas (un 4,8%) y se mantuvieron las de información.

En el resto de sectores hubo descensos. Entre los principales está el de las sociedades de agua y energía, en las que la caída media fue del 37,5%, y en las de finanzas, del 34,3%. Las industrias manufactureras vivieron un descenso del 22,5% de los ingresos, y en las actividades administrativas y de servicios auxiliares (como organizaciones de ferias y recursos humanos), la caída media fue del 22,2%. Las empresas de arte y recreo vieron sus ingresos caer un 17,2%, y las de otros servicios un 18,7%. Otros seis sectores, de la sanidad al de la gestión de residuos, vivieron caídas menores, de hasta el 10%.

Compartir el artículo

stats