Las barandillas que protegen las escaleras de acceso al aparcamiento subterráneo de la plaza de María Pita cuentan desde hace unas semanas con unos maceteros colgantes que proporcionan a este espacio una nota de color en medio de la explanada granítica. Pero la colocación de las flores en esos recipientes ha dejado a la vista una curiosa estampa, ya que las petunias han sido agrupadas de forma que sus colores son los mismos que los de la bandera española por un lado y los de la enseña republicana por otro.

La elección de los colores de esas flores se produce además en plena polémica entre los defensores de la monarquía y los partidarios de la república a raíz del regreso a España del rey emérito y su falta de explicaciones por las irregularidades cometidas, por lo que el debate iniciado sobre esta cuestión se extiende también a las flores de la plaza.