El Concello dispone de un mapa estratégico del ruido (MER) con el que gestiona el ruido ambiental de la ciudad, una herramienta que pasará revisión a través de una actualización para la que el Gobierno local acaba de licitar una asistencia técnica que permita la realización de la cuarta fase del mapa. El contrato tiene un presupuesto de 40.000 euros y un plazo de ejecución de seis meses.

El Ayuntamiento pretende con esta actualización revisar la información relativa al ruido de los principales focos existentes en la ciudad de acuerdo con los nuevos métodos comunes de evaluación del ruido ambiental.

El primer mapa del ruido para conocer la situación acústica de la ciudad y acometer las medidas necesarias para corregir problemas de contaminación se hizo entre 2005 y 2006. Cinco años después se llevó a cabo una actualización del documento para cumplir con el trámite legal obligatorio. Otros cinco años más tarde, en 2017, se procedió a otra revisión, vigente hasta el momento. La cuarta fase evaluará las fuentes de generación de ruido, actualizará la zonificación acústica y dispondrá de herramientas para predecir el impacto sonoro.