As Percebeiras requiere una nueva evaluación autonómica por el nuevo edificio de 20 plantas

Considera que los promotores deben realizar una nueva evaluación ambiental tras el cambio de proyecto, o, al menos, consultar al Gobierno gallego para que evalúe si es necesaria

Terrenos del Agra das Percebeiras donde se situaría el nuevo proyecto urbanístico. |   // VÍCTOR ECHAVE

Terrenos del Agra das Percebeiras donde se situaría el nuevo proyecto urbanístico. | // VÍCTOR ECHAVE / enrique carballo

El proyecto para levantar viviendas en el Agra das Percebeiras, en Labañou, requiere una modificación del plan urbanístico municipal, cuyo primer paso es una evaluación ambiental por parte de la Xunta. La anterior propuesta presentada por los promotores ya fue expuesta por el Concello ante el Gobierno gallego y pasó este trámite en 2020, pero ahora los propietarios del terreno han anunciado una modificación del proyecto que incorpora la construcción de un edificio de veinte plantas. La Xunta considera que, ahora, “el promotor debería hacer una consulta formal sobre los cambios previstos” para que el Gobierno gallego los revise y decida si es necesario un nuevo informe medioambiental.

De acuerdo con fuentes de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, “vistos los cambios” propuestos, los promotores podrían volver a iniciar la evaluación ambiental por sí mismos, o bien “consultar formalmente” al órgano autonómico responsable, la Dirección Xeral de Calidade Ambiental, Sostibilidade e Cambio Climático. En este último caso, señala la Xunta, el departamento realizaría una evaluación de los cambios para “estimar si se producen diferencias en los efectos ambientales previstos o en la zona de influencia”, y determinaría “si es preciso o no” hacerlo. Por el momento, el organismo no ha recibido una comunicación en este sentido.

Un nuevo trámite ambiental sumaría algunos meses a un proceso que empezó a gestarse a principios de siglo y que hasta ahora se entendía que estaba en manos del Concello. En 2017, el Gobierno local de Marea Atlántica rechazó dar luz verde a un proyecto que proponía seis torres, tres de ellas de 16 plantas. El proyecto anterior a estos cambios se presentó en agosto de 2020 y que pasó la evaluación ambiental en diciembre de ese año.

Pero para que se produzca la obra, el plan especial que modifique la normativa urbanística de la zona debería pasar por el pleno municipal. Según respondió el Gobierno local a preguntas escritas de Marea planteadas en el último pleno, el Ayuntamiento ya conoce los cambios proyectados por los promotores, que se evaluarán por parte de los “servicios técnicos municipales”. En la actualidad, señaló al grupo de la oposición el Gobierno local, “se están recabando los distintos informes sectoriales” para la tramitación del plan especial. El Ayuntamiento ha rechazado responder a este diario sobre si se está preparando someter a evaluación ambiental el nuevo proyecto, o si lo consideran necesario, mientras que Metrovacesa, propietaria del 66% del suelo, se remitió a la respuesta que diese el Concello.

De 371 viviendas a 400

El proyecto de 2020 contemplaba la construcción de una docena de edificios, que llegaban a un máximo de catorce alturas. Ahora pasan a ser nueve, y uno de ellos, escalonado, partirá de cuatro pisos de alto para llegar a 20. En el proyecto de 2020 se anunciaban un total de 371 viviendas, pero, según los promotores, ahora buscan construir 400, de las que 160 serían de protección oficial.

En el nuevo proyecto habrá un inmueble de dos alturas que dará al Millenium y otros siete de ocho plantas. Los datos se conocieron debido a que las empresas promotoras han puesto en marcha una encuesta enviada a agentes sociales y agrupaciones vecinales, que, según anuncian, será el inicio de un “ambicioso proyecto de participación social” que permitirá “recabar todas las iniciativas” que puedan mejorar el proyecto y “hacerlo más inclusivo y sostenible” a nivel social y ambiental.

Suscríbete para seguir leyendo