Kiosco

La Opinión de A Coruña

Cinco proyectos para un nuevo Barrio de las Flores

El plan elaborado para la zona agrupa las iniciativas propuestas para coordinar su ejecución

Edificios del Barrio de las Flores. Carlos Pardellas

El Plan de Acción incluido en el Plan Director de Rehabilitación Integrada del Barrio de las Flores propone un amplio número de iniciativas para conseguir la renovación de esta parte de la ciudad. Para que sea posible llevarlas a cabo, los autores del documento plantean agrupar algunas de ellas en proyectos impulsores, de forma que su puesta en marcha permita el desarrollo de otras propuestas. A continuación se definen las características de estos proyectos y las acciones comprendidas en cada uno de ellos.

Las puertas del barrio. El objetivo de este proyecto es conseguir la permeabilidad en la circulación interna por estas calles y su conexión adecuada con el entorno mediante la creación de siete puertas o puntos de acceso. Esos lugares serán reurbanizados para mejorar la accesibilidad y la seguridad de los peatones, además de para favorecer la percepción de seguridad y evitar las barreras visuales que existen en la actualidad. Estos accesos darán prioridad a los itinerarios peatonales, en los que se reducirá el número de escaleras y se mejorará el pavimento, a lo que se unirá una nueva señalización e iluminación. También se crearán trayectos para bicicletas con aparcabicis seguros y se limitará el paso de vehículos a motor. Los accesos también contarán con puntos de recogida de residuos y reciclaje.

Distribución de los proyectos y actuaciones del Plan de Acción para el Barrio de las Flores. La Opinión

El Ágora central. El espacio ocupado en la actualidad por un aparcamiento en superficie es para los autores del plan el lugar que debe convertirse en el nuevo centro del barrio con forma de plaza, en la que se desarrollen actividades al aire libre como un mercadillo de periodicidad mensual, a lo que contribuirá la proximidad de la iglesia y el polideportivo. Para lograr este objetivo se plantea mejorar la accesibilidad mediante la supresión de barreras arquitectónicas y la reparación del pavimento, la mejora de la iluminación y la señalización de los recorridos a pie, además del fomento del uso del aparcamiento subterráneo existente.

Oficina de Rehabilitación. El primer paso para la recuperación de los edificios del barrio será la creación de esta oficina, que asesorará a los vecinos que deseen poner en marcha proyectos de este tipo en sus viviendas. Los técnicos llevarán a cabo los trabajos administrativos necesarios para que los propietarios puedan recibir las licencias municipales y colaborarán con ellos para que tramiten las solicitudes de ayudas. Este departamento estará acompañado de un espacio de difusión y participación sobre todas las iniciativas del plan para el barrio que consiga la implicación de la ciudadanía.

Eje cívico norte. El vértice del barrio situado entre las unidades vecinales 1 y 2 es considerado por los autores del plan como una zona prioritaria, ya que la definen como el área principal para la conectividad de esta parte de la ciudad y la dividen en los subsectores formados por las calles Fresnos, Margaritas y Orquídeas-Castaños. El carácter impulsor que se aprecia en este lugar hace que se busque que sirva para atravesar el barrio desde la ronda Camilo José Cela hasta la avenida de Monelos, así como la combinación de este proyecto con el de Las puertas del barrio con el fin de favorecer la permeabilidad y el tránsito peatonal. La potencialidad de este proyecto hace que sea calificado como piloto para el resto del barrio, de forma que su experimentación permita definir si puede ser aplicado en el resto del barrio. Entre las actuaciones que forman parte de este proyecto figuran la mejora de la iluminación y la señalización, la ampliación del espacio para el peatón y el fomento de la permeabilidad visual, la instalación de mobiliario de descanso, la creación de caminos para las bicicletas, la reordenación de los espacios para aparcar y la construcción de aparcamientos subterráneos en el perímetro del barrio, la instalación de áreas de encuentro y de juego inclusivo, la creación de huertos comunitarios y jardines sociales, la reducción de la circulación rodada, la instalación de sistemas de reaprovechamiento del agua y de permeabilización del suelo, así como la adecuación y difusión del paso del Camino Inglés por el barrio, en especial en los puntos de acceso.

Reactivación de locales. La diagnosis sobre el estado del barrio reveló la existencia de bajos desocupados, en especial en las plantas con diseño de pasillo, cuya forma los autores del plan definen como un reto, aunque también aprecian en ellas un gran poder de transformación. Entre las iniciativas que se proponen para esos locales se halla la de su conversión en viviendas para personas mayores o para cooperativas de jóvenes que dispongan de espacios comunitarios, además de otras que cuenten con un taller. También se propone una bolsa de locales vacíos para el comercio, su dinamización, la implantación de negocios de economía verde y circular, así como dedicar algunos locales a espacios comunitarios para apoyar al movimiento asociativo del barrio.

Compartir el artículo

stats