Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Más de 70 hosteleros fundan una asociación para denunciar la “persecución” al sector

Defienden que vecinos y Ayuntamiento atacan a la actividad sin escuchar su postura y abogan por el diálogo para llegar al equlibrio entre su trabajo y el descanso de los residentes

La calle San Juan, una de las zonas de ocio más concurridas de A Coruña. | // VÍCTOR ECHAVE

Más de 70 propietarios y gerentes de locales de hostelería de distintos barrios de la ciudad se han unido en una nueva plataforma con la que buscan visibilizar sus demandas, entre las que destaca, como prioridad, su derecho a ejercer su actividad ante lo que tildan de “ataques” y “represión” por parte de los vecinos y el Gobierno local.

Desde la recién constituida Asociación para la defensa de la igualdad y la hostelería coruñesa, que han configurado 40 establecimientos pero que ya suman casi el doble de la cifra inicial, los hosteleros alzan la voz contra lo que describen como una “persecución indiscriminada” , que se ha intensificado en los últimos tiempos en barrios como el Orzán, cuyos residentes protestan ante los niveles de ruido generados por el ocio nocturno, que, aseguran, ocasionan perjuicios en su descanso. “La asociación está abierta a cualquier empresa de hostelería que cumpla con la legalidad vigente, y que esté sufriendo la represión de los vecinos o del ayuntamiento”, defiende su presidente, Jaime Valle, responsable del pub Grietax.

Fuentes municipales aseguran que la postura del Gobierno local es la de “compatibilizar el descanso de los vecinos con el ejercicio de la actividad de la hostelería”, e inciden en que desde el Gobierno local ha habido “un diálogo permanente con el sector”. “Hemos escuchado sus peticiones y propuestas”, reiteran. Un parecer que desde el gremio no comparten en absoluto, pues aseguran sentirse ignorados por las instituciones, que se han ceñido, señalan, “a las acusaciones de los vecinos”.

“Sigue habiendo ataques de vecinos, aun cumpliendo con la normativa vigente. No puede ser. Es necesario buscar un consenso entre nuestro derecho a trabajar y el derecho de los vecinos al descanso. Lo entendemos, nosotros vivimos en la ciudad, pero somos gente trabajadora, con empleados a cargo”, asegura Valle, que señala que la normativa de la Xunta con respecto a los decibelios permitidos en locales con licencia de actividad nocturna difiere del reglamento municipal, y pide la unificación de la norma. “Somos el único Concello que no se rige por la normativa de la Xunta”, expone.

La plataforma, integrada por negocios de hostelería emplazados entre la calle San Juan y Juan Flórez, defiende que la unión alcanzada por los propietarios y gerentes de los locales del sector trasciende al ocio nocturno y evidencia cuál es el sentir común del gremio, que, asevera, busca salvaguardar sus intereses sin atacar los derechos de la vecindad. Una postura en la que no se sienten tampoco comprendidos ni secundados por la otra parte del conflicto. Los hosteleros afirman buscar “un equilibrio” y apoyar algunas de las demandas de los vecinos, tales como el aumento de la presencia policial en los barrios más concurridos, pero lamentan la falta de predisposición al diálogo por parte de los residentes.

“Parece que cada vez que pasa cualquier cosa, la culpa es del local, y el ataque es a la hostelería. La asociación de vecinos no se ha dirigido a nosotros. No buscamos un enfrentamiento ni una guerra. Queremos dialogar, mediar, porque no hacemos nada ilegal, ni vendemos a la calle. La única solución que aportan es que cerremos”, lamenta Valle.

Desde el sector achacan el aumento de las protestas por parte de los vecinos de barrios con actividad nocturna a que el cese de este ocio durante el parón de la pandemia llevó a los residentes a acostumbrarse a unos niveles de ruido más bajos de lo habitual. “Vamos a trabajar casi con miedo a tener que cerrar, a hacer frente a las multas y a tener que despedir a trabajadores. Ha habido ataques constantes. Nos han destrozado la cerradura del local. Queremos tener buena relación con las instituciones y convivir”, piden.

Compartir el artículo

stats