Kiosco

La Opinión de A Coruña

Instantes cristalizados de la vida coruñesa

Giovani Ramírez incluye cuadros de la ciudad en la primera muestra con realidad aumentada en España

Camilo Chas y Giovani Ramírez con una obra de ‘Confluencia’. | // L. O.

El pintor Giovani Ramírez nació en Venezuela en 1954, pero lleva años trabajando desde A Coruña, una ciudad de la que, reconoce, “me quedé enamorado” al visitarla. Se asentó en Monte Alto, base para sus incursiones por la ciudad y la comarca buscando temas: “Cuando voy con mi nieto al parque llevo una libreta y retrato a los que pasan por ahí, otras veces se me puede ver en la calle, con un caballete, los sábados salgo a pintar con un grupo de acuarelistas...” Algunas de estas obras de instantes robados a la cotidianeidad desde una calle Real lluviosa a la torre de control, o a San Nicolás, se pueden ver en la exposición que inauguró ayer en la sede de Ascega (Antón Vilar Ponte, 1), Confluencia.

Y también se pueden disfrutar desde casa en la página de la galería de arte responsable de la exposición, Artby’s (artbys.es) , con un formato informático novedoso que permite observar, desde el móvil, cómo quedaría el cuadro colgado en el lugar en el que estemos. Se trata, según señala el responsable de Artby’s, Camilo Chas, de “la primera vez” que se utiliza este formato en una exposición española. Además de los cuadros en gran formato, se pueden adquirir las obras en impresiones gráficas de alta calidad y es posible comprar el NFT, es decir, una reproducción digital única de cada pieza.

Y como la muestra se llama Confluencia, en ella se encuentran obras de otras series del artista, además de la costumbrista. Siempre con estilo realista —la inspiración de Ramírez, según explica, son los clásicos como Velázquez—, hay retratos, como el de Van Gogh, o la escena de una fiesta medieval que pertenece a una colección de cuadros de esta temática.

Entre las obras coruñesas, el pintor incluye algunas hechas in situ, como uno de 1,20 metros de los jardines de O Burgo, y otros en los que hay parte de composición. “Pinté un cuadro, dentro de mi serie Los olvidados, sobre un señor de Monte Alto que estaba siempre tirado en una acera, pensando cómo le caía agua encima” recuerda. Más tarde, vida imitando al arte, lo vio en una escena casi idéntica a la imaginada.

Compartir el artículo

stats