Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El Estado licitará las obras de la Real Academia Galega en semanas con el traslado de fondos sin cerrar

La Academia alega que no avanzará en la mudanza hasta que la reforma salga a concurso | Los trabajos estaban previstos para el primer trimestre de este año

Interior de la Casa-Museo Emilia Pardo Bazán, en el número 11 de la calle Tabernas. | // CARLOS PARDELLAS

El Ministerio de Transportes cuenta ya con el expediente de las obras de rehabilitación integral de la sede de la Real Academia Galega (RAG) y de la Casa Museo Emilia Pardo Bazán, en el número 11 de la calle Tabernas, por lo que prevé licitar los trabajos “en las próximas semanas”, según han confirmado fuentes del ministerio a este diario. La oficina de supervisión de proyectos ha dado el visto bueno al expediente para que las obras salgan a concurso en esta segunda mitad del año, cuando estaba previsto que las obras hubiesen empezado entre enero y marzo.

Con este trámite en curso, queda todavía por resolver el traslado de los fondos de la Real Academia Galega y de la Casa Museo Emilia Pardo Bazán, que será indispensable para que se puedan ejecutar los trabajos de rehabilitación del inmueble. En julio del año pasado, el presidente de la Academia, Víctor Freixanes, explicaba a este diario que se había entrevistado en varias ocasiones con la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, y que, durante el pasado verano analizaría qué locales podría ofrecerles el Concello para que la institución pudiese seguir prestando servicio durante los aproximadamente dos años que se estima que duren las obras y también para acoger las 1.100 cajas que tienen que mover y en las que hay, entre otros muchos documentos, más de 60.000 monografías.

A pesar de que este diario preguntó en varias ocasiones al Concello sobre estas negociaciones durante estos once meses, el Gobierno local no ha informado sobre si se han producido avances en este proceso de mudanza que tendrá que ser de ida y vuelta y para el que la RAG carece de recursos económicos. La Academia aseguró hace unos días que este tema está parado a la espera de la publicación de la licitación.

Freixanes dejaba en julio del año pasado en manos del Gobierno local la decisión final, ya que aseguraba que la Academia no quería “mover ninguna ficha hasta que primero el Concello” de A Coruña le diese una solución, ya que es su interlocutor preferente, toda vez que la institución considera “innegociable” que la Academia abandone la ciudad para instalarse en otro lugar. En todo caso, Freixanes apuntaba ya entonces a que, si el Concello no les ofrecía una solución, “llamaría a la puerta de la Xunta”.

Las obras de rehabilitación del número 11 de la calle Tabernas obligarán al traslado del legado de Emilia Pardo Bazán por primera vez en 43 años, desde que se inauguró la Casa-Museo el 22 de marzo de 1979, tras ocho años de reforma. La Real Academia Galega custodia más de 8.000 volúmenes de la biblioteca personal de la escritora y, en la que fue su casa durante su infancia y su juventud, están los muebles de su despacho y otros enseres personales, como vajillas o cuadros.

La licitación de la reforma del edificio llegará siete años después de que la Real Academia Galega encargase la realización de un estudio técnico para realizar mejoras de eficiencia energética en el inmueble, con la intención de poder optar a unas ayudas europeas. Durante la redacción del documento, los técnicos detectaron que el edificio tenía daños estructurales, como filtraciones de agua, y concluyeron que había un riesgo real de “derrumbamiento parcial” en algunas zonas de la sede. Fue entonces cuando el Ministerio de Fomento, para entonces dirigido por la popular Ana Pastor, se comprometió a financiar las obras de rehabilitación del edificio.

Tras varios años de espera y estudios, el Ministerio de Transportes adjudicó en agosto de 2020 al equipo Moure y Pascual Asociados S.L. la redacción del proyecto de ejecución, estudios históricos y la dirección facultativa de las obras de rehabilitación integral del edificio por un importe de 168.528 euros.

El proyecto tuvo que ser modificado en algunos puntos, ya que la comisión del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) de la Ciudad Vieja y Pescadería solicitó la eliminación de la caja del ascensor y que la cubierta fuese de zinc para poder emitir un informe favorable. Los Presupuestos Generales del Estado de 2022 cuentan con una partida plurianual de 2,15 millones de euros hasta 2025 para la ejecución de las obras, con una inversión este año de 200.000 euros, a la que seguirán 800.000 euros el año que viene, 560.000 euros en 2024 y 500.000 en el año 2025.

Compartir el artículo

stats