Kiosco

La Opinión de A Coruña

Estos son los puntos en los que se van a colocar las 11 cámaras de tráfico que van a vigilar el acceso a la Ciudad Vieja de A Coruña

Identificarán los vehículos y permitirán multar a quienes carezcan de permiso para acceder | Residentes y comerciantes estarán registrados para poder entrar y podrán dar permisos temporales a otras personas

Cámara de videovigilancia para el control del tráfico en A Coruña. VICTOR ECHAVE

La Ciudad Vieja de A Coruña contará en breve con una red de once cámaras de vigilancia que controlará sus accesos con el fin de impedir la entrada de vehículos no autorizados. Los once aparatos dispondrán de un lector de matrículas que permitirá identificar a los automóviles que crucen los puntos de entrada con el fin de que la Policía Local sancione a los que no figuran en la relación de los que disponen de permiso para acceder. Esta medida se pone en marcha ocho años después de que se prohibiese estacionar en el barrio a los no residentes y cuatro desde que se impidiese circular, aunque al no existir ningún sistema de vigilancia, los vecinos denuncian que la entrada de vehículos es constante.

“Lo que se ha hecho es sacar los vehículos del barrio, pero a día de hoy no hay vigilancia policial y [los vehículos] entran con tarjeta o sin ella a cualquier hora del día, en dirección contraria y cruzando la plaza de Azcárraga”, declaraba en febrero sobre esta cuestión el nuevo presidente de la asociación de vecinos de la Ciudad Vieja, Leonardo Méndez, tras su elección.

Ubicación de las cámaras de control en la Ciudad Vieja La Opinión

La adquisición de estos equipos, junto con los que controlarán el funcionamiento de nueve zonas de carga y descarga también mediante cámaras y la renovación de las que controlan el acceso a la avenida de la Marina, fueron ya licitados por el Concello con un presupuesto de 841.000 euros y serán financiados con los fondos Next Generation para desarrollar el proyecto de Zona de Bajas Emisiones de la ciudad.

Esa iniciativa prevé la puesta en marcha de zonas peatonales reguladas, en las que se restringirá la entrada de vehículos y se permitirá el acceso a residentes, proveedores, usuarios ocasionales y clientes mediante autorizaciones personalizadas. La Ciudad Vieja ya era de hecho un área de estas características, pero carecía de un sistema de control eficiente.

En agosto de 2014 se impidió el estacionamiento a los no residentes y se anunció que en la primavera de 2015 se prohibiría la circulación, ya que en esa fecha estaba previsto concluir la peatonalización y el túnel de la Marina. Pero ese proyecto no se terminó hasta el verano y, tras las elecciones municipales que dieron la Alcaldía a Marea Atlántica, el nuevo Gobierno local optó por no aplicar la peatonalización total hasta alcanzar un acuerdo sobre las zonas de aparcamiento reservadas para los residentes, lo que se produjo en junio de 2018.

Las once cámaras de la Ciudad Vieja se ubicarán en las calles Santiago, Tabernas, Isabel Zendal (dos), plaza de O parrote (dos), San Benito, Herrerías, Puerta de Aires y Nuestra Señora del Rosario. A ellas se sumarán las que sustituirán a las ahora instaladas en la Marina, situadas en Ambrosio Feijóo (dos), María Barbeito y Tabernas (dos). El concurso incluye el suministro e instalación de cuatro puntos de control más que el Concello decidirá una vez que se adjudique el contrato.

De acuerdo con la documentación del concurso, el sistema de control de la Ciudad Vieja identificará los vehículos de los residentes, que estarán empadronados o serán propietarios de viviendas y/o plazas de aparcamiento en el barrio y podrán acceder a su interior sin ninguna limitación. También podrán permitir el paso ocasional a otras personas, para lo que deberán facilitar los datos del vehículo y la hora a la que pretenden acceder, además del motivo del desplazamiento.

Los propietarios y trabajadores de los comercios del barrio dispondrán también de autorización para entrar en las franjas horarias establecidas y con un tiempo limitado, a lo que se une la exigencia de que el acceso tendrá que estar relacionado con la actividad comercial. También estos usuarios tendrán capacidad para autorizar a otras personas la entrada de sus vehículos proporcionando sus datos.

El concurso convocado por Concello para instalar este sistema prevé el suministro e instalación de equipos de captación de matrículas y de creación y envío de bases de datos, además de paneles de información variable, así como la cartelería que permita su señalización. También se proporcionarán plataformas y aplicaciones informáticas que hagan posible realizar esas funciones y un sistema sancionador y de información al usuario. El adjudicatario tendrá que realizar además una campaña de sensibilización y concienciación dirigida a los vecinos y comerciantes, así como un curso de formación a los operarios que deberán manejar los equipos técnicos.

Prueba para infractores

Una vez que estén instaladas por el adjudicatario de este contrato, las cámaras de lectura de matrículas controlarán todos los accesos rodados a la Ciudad Vieja y proporcionarán imágenes que permitan a la Policía Local disponer de una prueba en su Centro de Control del Tráfico para aplicar a una sanción a los infractores. El sistema hará posible además el control tanto de la entrada como de la salida de los vehículos y el tiempo de su permanencia en la zona regulada.

De acuerdo con las exigencias municipales, los equipos tecnológicos que se suministren tendrán unas características que generen el menor impacto visual en las calles del barrio, para lo que se evitará la colocación de postes u otros elementos que puedan obstruir el paso.

La zona de carga y descarga situada frente al número 4 de Alfredo Vicenti será utilizada para probar el control del estacionamiento también mediante cámaras de lectura que igualmente vigilarán la entrada y salida de los vehículos, así como el periodo de estancia. El sistema también tomará imágenes para poder sancionar a los infractores, ya que estará conectado al Centro de Control de Tráfico. El concurso prevé ya la adquisición de equipos para otras ocho zonas de carga y descarga que se determinarán en el momento en que se firme el contrato con el adjudicatario.

Compartir el artículo

stats